Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Lupa Deportiva   -   Sección:  

Con “D” de Decepción

Adrián Candal
Adrián Candal
sábado, 16 de diciembre de 2006, 01:54 h (CET)
Que un estadio pase de registrar 36.000 espectadores a 8.000 en sólo dos jornadas presenta varias hipótesis. Puede que el deba a condiciones meteorológicas, a la entidad del equipo rival, a una mala situación de un equipo o a todo a la vez. Pasando de lo general a lo particular, cabe decir que estamos hablando del Deportivo. Contra el celta de Vigo se registró un lleno en el municipal de A Coruña. Hace dos semanas, contra el Racing de Santander, sólo 8.000 personas acudieron al feudo deportivista. Algo pasa.

Estos datos de asistencia podrían ser una anécdota más, pero coinciden con una decadencia pronunciada del equipo de Caparrós. Habría que decirlo así, el equipo de Joaquín Caparrós, y no el Deportivo. Ni siquiera el equipo de Lendoiro. Joaquín Caparós confeccióno una plantilla hecha a su medida. Una cosa está clara, el andaluz es un especialista en devaluar futbolistas. Sergio, Coloccini, Tristán, Scaloni, Víctor, Andrade… La venta de estos futbolistas podía reflotar las maltrechas arcas del club. Pero unos se fueron gratis, otros se irán (que nadie lo dude) y seguramente lo hagan también a precio de saldos.

Caparrós condenó al Dépor a abandonar el juego de toque. El técnico andaluz no duda cuando tiene que definir su modo de ver el fútbol. Agresividad, ultradefensividad, juego bronco y lleno de faltas y demás artimañas para conseguir un objetivo que no siempre es ganar. Se puede decir que ahora, el Dépor puede empatar contra cualquier equipo del mundo. Antes podía aspirar a ganar…

Al principio de la temporada, el Deportivo había encadenado una serie de resultados positivos, quizás fruto de la benevolencia del calendario, que habían hecho ilusionarse a la afición. Pero desde la última victoria ya han pasado siete semanas, y el gol ni llega ni se espera. Ha sumado 2 de los últimos 15 puntos en juego. Esta serie de cosas viene a confirmar que el Deportivo ha sobrepasado la línea de la mediocridad. Una plantilla hecha con despojos de equipos de Segunda B y canteras de equipos de primera, estaba claro que era algo muy arriesgado.

Y la sensación general en A Coruña es de decepción y dejadez. Cada vez menos gente se interesa cuando juega el Dépor. La familia que iba a Riazor con ganas de pasar un rato divertido y ver ganar a su competitivo Deportivo, ahora prefieren quedarse en casa o ir al cine antes que aburrirse con un plomizo encuentro en el que solo saben una cosa: los blanquiazules no van a marcar. No hay nada peor que la mediocridad. El descenso acecha, y eso es mucho decir en estos lares. Decepción absoluta que tiene un solo culpable, por permitir hacer a Caparrós. Lendoiro. Este señor ya arruinó al Liceo A Coruña de Jockey. Ahora apunta al Deportivo.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris