Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

La visita del presidente Sirio y la estabilización de Oriente Próximo

Vladimir Ajmedov
Redacción
viernes, 15 de diciembre de 2006, 18:34 h (CET)
Poco menos de dos años han transcurrido desde la primera visita realizada por Bashar Asad a Rusia (enero de 2005) en calidad de presidente de Siria.

En el plano político, este período no fue nada fácil para Rusia y Siria, y en cierto sentido pasó a ser una prueba de lo acertado de la política interna y exterior. En particular, la perspectiva inmediata de evolución de la situación en Oriente Próximo tampoco promete una bonanza política. En vista de todo ello, para Moscú y Damasco es sumamente importante concordar sus posturas.

En toda su historia moderna Oriente Próximo ha atravesado un momento tan peligroso, preñado de la escisión por razones confesionales y étnicas, de la desarticulación del sistema de poder, de la pérdida de la soberanía y la desintegración territorial de algunos Estados, de brotes de revoluciones sociales y toda una cadena de golpes de Estado. En la vorágine de estos acontecimientos puede verse involucrada también Siria.

Una vez derrocado el régimen de Saddam Hussein en Irak, Occidente no deja de lanzar críticas y acusaciones más diversas contra las autoridades de Damasco. Son complicadas asimismo las relaciones entre Siria y algunos países árabes, en primer término, con Arabia Saudí. En tal coyuntura, Damasco, sin lugar a dudas, interpretaba el acercamiento a Rusia como una oportunidad para salir del aislamiento artificial impuesto desde fuera y una determinada garantía de estabilidad para el régimen actual. La visita realizada por Bashar Asad a Moscú en 2005 justificó las esperanzas de los sirios y en muchos aspectos predeterminó el desarrollo de la situación regional.

Las evidencias vienen a apuntar que merced a una firme postura de Moscú, también modifican su actitud hacia Siria Estados Unidos y países limítrofes del área. La Administración USA ya no plantea el tema de destitución del régimen sirio, sino que, todo lo contrario, busca asegurarse su apoyo en los esfuerzos por normalizar la situación en Irak. Ello no obstante, la situación en Oriente Próximo sigue tensa, y Siria no deja de necesitar apoyo.

No es casual que la visita de Bashar Asad a Moscú haya sido fijada para el día posterior (19 de diciembre) al planeado informe sobre la investigación de las circunstancias de la muerte de Rafik Hariri, ex primer ministro del Líbano. El informe corre a cargo del presidente de la comisión internacional instituida ad hoc y será presentado al secretario general de la ONU. Varios políticos en Beirut, Washington, Londres y París desean ver en este crimen sólo la pista siria. Una cooperación sincera de las autoridades de Damasco con la comisión de instrucción de la ONU y la falta de algunos testimonios directos de la implicación de Siria en este crimen no han persuadido a sus enemigos de que este país es inocente. Cada nuevo informe de la comisión internacional puede dar pábulo para lanzar ataques contra los dirigentes sirios, sobre todo a la luz de la reciente institución del Tribunal Hariri por el Consejo de Seguridad de la ONU.

A lo largo del último año y medio Moscú no cejó en el esfuerzo por moderar la actitud de otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU hacia Damasco, para que sus acciones fueran, en la medida de lo posible, menos politizadas y preconcebidas. Cabe señalar que a menudo la diplomacia rusa lograba encontrar una fórmula de compromiso entre la actitud de Siria y la de varios países occidentales. Gracias a ello, por lo menos hasta ahora sobre Oriente Próximo (para ser precisos, sobre Siria y el Líbano) no pende la amenaza de una posible reedición de la variante iraquí.

Cabe señalar que Moscú está muy interesado, tanto por razones políticas como económicas, en que la situación en Siria y en toda la zona mesoriental se mantenga estable. Gracias a su situación geográfica, Siria es un país donde se cruzan las vías de transporte, vías comerciales, líneas de alta tensión y tuberías que enlazan los países del Golfo Pérsico, Turquía y Europa. Después de derrocado el régimen de Saddam Hussein (marzo de 2003), un segundo advenimiento de Rusia al Oriente Próximo sería más racional precisamente a través de Siria.

Las negociaciones sostenidas en Moscú en enero de 2005 entre Vladimir Putin y Bashar Asad confirieron el impulso tan anhelado al desarrollo de las relaciones ruso-sirias, algo estancadas después de la desintegración de la URSS. El arreglo de la deuda siria que estorbaba la evolución de nuestras relaciones, abrió nuevas perspectivas de la cooperación, imprimiéndole una dinámica positiva. Recordemos que Rusia condonó el 73% de la deuda siria.

Hoy, en el mercado sirio actúan varias decenas de entidades y empresas rusas. Rusia está preferentemente interesada en los sectores clave de la economía siria: la Banca, finanzas, industria de petróleo y gas, infraestructura de transporte, energía, agricultura, turismo. Dichos sectores tienen importancia estratégica para la seguridad económica y el desarrollo sostenible del país. De este modo, Rusia contribuye a la modernización económica y social de Siria, sin la cual es inconcebible el afianzamiento de una democracia estable. El X Congreso del gobernante Partido del Renacimiento Árabe Socialista celebrado en junio de 2005, recomendó promover la cooperación y la coordinación con Rusia. Esa misma opinión predomina entre la élite militar de Siria.

Un papel esencial para la situación en el área lo desempeña la cooperación técnica y militar ruso-siria. El acuerdo sobre esta cooperación concertado entre ambos países sobre nuevos principios de provecho mutuo estipula tanto suministros de armamentos modernos ofensivos rusos a Siria como la formación de oficiales de carrera para las Fuerzas Armadas de este país. Los contactos que altos cargos militares de ambos países, incluidos los Jefes de Estado Mayor General, mantienen con bastante regularidad han contribuido mucho a precisar los parámetros de esta cooperación y a evaluar las perspectivas del desarrollo de la situación política y militar en el área.

Últimamente se han avivado los contactos entre los Parlamentos y partidos políticos de ambos países. Ahora estos vínculos tienen un carácter distinto al de los años anteriores. A la par con políticos de izquierda que mantienen lazos tradicionalmente sólidos con sus colegas sirios, con cada vez mayor frecuencia forman parte de las delegaciones rusas representantes del partido oficialista que cuenta con la mayoría de escaños en el Legislativo. Como resultado, el diálogo interparlamentario ruso-sirio no sólo progresa sino que adquiere una nueva calidad.
La intensificación de los vínculos bilaterales contribuyó a introducir una mayor confianza en la cooperación política y a lograr una mayor concordancia respecto a las formas de resolver graves problemas regionales. También las autoridades de Moscú confían en que el encuentro entre Vladimir Putin y Bashar Asad transcurrirá en la misma atmósfera de confianza que en enero de 2005 y también evolucionará en diálogo estratégico. Todo ello contribuirá no sólo a fomentar los contactos bilaterales sino también a estabilizar la situación en Oriente Próximo.

____________________

Vladimir Ajmedov, colaborador del Instituto de Orientalismo, para RIA Novosti.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris