Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

La estupidez de la Memoria

Pascual Falces
Pascual Falces
viernes, 15 de diciembre de 2006, 18:34 h (CET)
La ventaja de escribir, cada día, una columna desde el aire libre, sin andar por corrillos, desayunos, cenas y comidas con interlocutores y “enterados” de las grandes ciudades, es la de ver “de lejos” echando mano tan sólo del catalejo provisto con lentes de verdad y razón. El lunes 12, y el martes 13 de septiembre del pasado año, captando los primeros vientos que anunciaban la canallada de remover lo que bien enterrado estaba, se publicaron en este mismo lugar dos artículos enlazados sobre semejante necedad (ver, quien se interese, el archivo de los mismos en la sección de “Firmas”). Estúpidamente, se intenta “actualizar” lo que “el viento se llevó”, la novela de Margaret Mitchell, escrita en junio de 1936, sobre la guerra civil norteamericana (1861-1865)

Quienes han estado honestamente preocupados por saber “qué pasó”, y por qué, en España durante aquellos mil días de sangrienta confrontación y sus prolegómenos, han dispuesto de suficiente bibliografía de uno y otro bando, como para llegar a hastiar las entrañas de tanta miseria como se acumuló sobre estas tierras. No en vano se sabe que sobre la “Spanish Civil War –1936/39) se escribieron más textos que sobre toda la Segunda guerra mundial. Cualquier honesto interesado, de nuevo, en algún momento “cerró” simbólicamente esta parcial biblioteca de la Historia de España, incluso, tomando medidas de estanqueidad, para que con su “tufo” no apestase al resto de los libros de carácter universal.

Lo afirmado no es óbice para que siga siendo de interés de los eruditos y objeto de la historiografía. Pero, “removerla”, solo se entiende por una canallada (acción o dicho propios de un canalla), y con la intención de sacar provecho propio del luto de la nación entera. Afortunadamente, los cadáveres, hace años que dejaron de serlo para convertirse en esqueletos partícipes del polvo que aguarda como destino a todo ser viviente.

De este modo, la “Memoria histórica”, como vaquilla que se suelta por las calles de un pueblo en fiestas, está provocando que todo columnista o comentarista que se precie salte al “ruedo” para echar su cuarto a espadas. ¿Quién no se siente con algún recuerdo o argumento, inédito o rememorado, a favor o en contra? Hasta en las subastas de coleccionismo se ofrecen lotes de una pequeña urna con oxidados y semidestruidos residuos de uno cualquiera de sus innumerable campos de batalla y de muerte. Sería, también, dejarse llevar por el carro de la estupidez hacerse nuevas preguntas en un particular en que todo está preguntado y, en su mayor parte, respondido.

España, mal que pese a la canalla, impertérrita, ha seguido su camino en la historia. Hoy día es más conocida en Hispanoamérica por ser el país donde se fueron a buscar trabajo los hijos, y de donde envían algún dinero todos los meses, que por los libros de lo texto, entre otras razones porque sólo algunos han disfrutado de escolaridad. Otra cosa es que la desgraciada política del gobierno actual tenga la nave de lo exterior -renqueante en el interior-, detenida como navío al pairo. Es reconocido que el problema del fútbol son sus dirigentes. Del mismo modo, como los políticos rectores de la vieja tragedia civil del siglo pasado, los actuales han de cargar también con la responsabilidad del intento de resucitar fantasmas escondidos entre apolillados libros. La realidad de cada familia española está muy lejos, y es más sustanciosa, de lo que lo fue la de sus antecesores en 1936.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris