Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Tránsfugas

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 15 de diciembre de 2006, 18:34 h (CET)
No voy a entrar en comentarios sobre lo que ha ocurrido en la alicantina población de Pilar de la Horadada, donde el alcalde socialista ha sido objeto de una moción de censura, planteada por seis concejales del PP y dos ediles tránsfugas del PSOE, por haberse negado el ya ex alcalde censurado a aprobar un plan urbanístico para levantar 5.500 casas sobre 2,6 millones de metros cuadrados en suelo agrícola. Ahora desde el PP se castiga a los alcaldes socialistas que no se avienen a recalificar suelo.

Si quiero recordar que el 7 de julio de 1.998 y siendo Mariano Rajoy, ministro de Administraciones Públicas, se firmó un pacto contra el transfuguismo en la vida municipal. Este acuerdo entre el Gobierno de Aznar y 13 partidos más llevó a Mariano Rajoy, a decir lo siguiente:”La aceptación de los tránsfugas como una práctica sin remedio puede conducir al falseamiento de la representación política, la debilidad del sistema de partidos, favorecer la corrupción, deteriorar la cultura política democrática e, incluso, inducir a la abstención” añadiendo que el acuerdo supone, suponía, “un paso fundamental que regenere y revitalice el comportamiento ético de la vida política”.

Pero no acaban ahí las buenas palabras de los dirigentes del PP en relación con la firma de este pacto. El entonces presidente provincial del PP y hoy presidente de las Cortes Valenciana, Julio de España, se mostraba orgulloso del acuerdo firmado por los principales partidos en el ámbito de la política municipal de cara a evitar la consecución de alcaldías a través de tránsfugas”. A todo esto hay que recordar que Zaplana era por aquel entonces presidente de la Generalitat Valenciana, después de haber sido alcalde gracias a una moción de censura planteada al alcalde socialista de Benidorm con el apoyo de una tránsfuga del grupo municipal socialista llamada Maruja Sánchez. Para que usted, querido lector, se pueda hacer una idea de cómo se “respetaba” este pacto, le reproduzco una palabras pronunciadas por una persona ya fallecida que refiriéndose a en que concepto tenía Zaplana a los tránsfugas dijo lo siguiente: “Siempre ha condenado, Zaplana, el abandono hecho por un político o por un munícipe de la disciplina y la pertenencia a un partido político, al partido en cuya lista recibe la confianza popular para dar soporte a otra formación o coalición” Esto fue el 21 de julio de 1998. Antes ya se había aupado Zaplana a la alcaldía de Benidorm gracias a una tránsfuga a la que no condenó si no que le dio a ella y a su familia un empleo y un buen sueldo de por vida. Por otro lado el mismo Zaplana, criticando un presunto intento de compra de un concejal del PP por parte de los socialistas los cuales le recordaron como había llegado él a ser alcalde, respondió: “Con estrategias absurdas los socialistas se entierran más en una situación tremendamente desagradable”. Por lo visto de lo su “tránsfuga particular” fue un asunto agradable. Para él seguro que si.

Con semejante ejercicio de cinismo y con la palpable realidad de decenas de mociones de mociones de censura planteadas por el PP con la ayuda de tránsfugas, esas palabras suenan a burla sobre un pacto que firmó el Gobierno de Aznar con otros 13 partidos y que en el PP no han querido respetar. Además, se permiten decir cada vez que le viene en gana, que ellos respetan los pactos, que son los demás los que los incumplen.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris