Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Momento de reflexión   -   Sección:   Opinión

Espejismo celestial

Octavi Pereña
Octavi Pereña
jueves, 14 de diciembre de 2006, 09:44 h (CET)
Paulo Coelho ha escrito un relato muy corto que se titula “Un bonito cuento” que en formato Power Point circula a la velocidad de la luz por Internet. Resumiendo: Un hombre, su caballo y su pero transitan por un camino. Pasando cerca de un árbol, un árbol mató a los tres. Nuestro personaje no es consciente de que está muerto y sigue caminando cuesta arriba por el sendero que se perdía en el horizonte. A un recodo de la senda topan con una magnífica portalada de mármol que daba acceso a una plaza pavimentada con adoquines de oro. El guardián le dice que aquel lugar es el cielo y que sólo él puede beber agua de la fuente. El viajero no acepta dejar sedientos a sus compañeros de viaje. Prosiguen el trayecto. Exhaustos y sedientos prosiguen la ruta. Al rato encuentran una puerta deteriorada que daba acceso a un camino con frondosos árboles a ambos lados que proporcionaban un agradable frescor. El caminante le dice al portero que están sedientos y le pide que les permita saciar su sed con el agua que mana de la fuente. El vigilante les autoriza a beber toda la que quieran. Satisfechas sus necesidades, el transeúnte le agradece su amabilidad y le pregunta dónde se encuentran. En el cielo, le dice su interlocutor. ¡En el cielo! ¡Pero si el vigilante de la portalada de mármol también me ha dicho que aquello es el cielo! Aquel lugar no es el cielo sino el infierno, le dijo el portero. Se tendría que prohibir que engañe a los viajeros, le dijo el caminante. De ninguna de las maneras, le respondió el empleado, “realmente nos hace un gran favor, porque allí se quedan todos los que son capaces de abandonar a sus mejores amigos…”.

El cielo que se imagina Coelho y que desea compartir su ilusión con sus lectores es un lugar en el que los que entran pueden hacerlo con todas sus pertenencias. El cielo de Jesús es muy distinto. Los que entran en éste son personas que han sabido desprenderse de todo aquello que se interpone a su lealtad a Él. Dice Jesús: “Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y a su madre, y mujer e hijos, y hermanos y hermanas, y aún también su propia vida, no puede ser mi discípulo” (Lucas,14:26). Al cielo que Jesús tiene preparado para su pueblo sólo entran aquellos que no tienen dividido su corazón. Nadie puede servir a dos señores a la vez “porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a dios y a las riquezas” (Lucas,16:13). Al cielo que Jesús ha venido a ofrecernos solamente entran quienes han pasado por el “ojo de una aguja”, con lo cual han dejado atrás las riquezas de este mundo que se desvanecen. El cielo de Paulo Coelho no es el que Jesús está preparando un lugar para quienes esperan en Él. El cielo de Coelho es un espejismo que a la hora de la verdad se desvanece con la misma facilidad con que lo hace el rocío al despuntar el sol. El cielo de Jesús no es una ilusión porque vino de allí para darnos un esbozo de la gloriosa realidad que está reservada para sus discípulos que la esperan por fe.

Noticias relacionadas

¿Profecías de Sánchez para el 2040? Antes habrá arruinado España

“No pierda la cabeza, nada ocurre como está previsto, es lo único que nos enseña el futuro al convertirse en pasado.” Daniel Pennac

Menosprecio hacia la vida de algunos

Todos nos merecemos vivir para poder obrar y dejar constancia de lo que uno hace

Lastres y estercolero en la Sesión de Control al Gobierno

​Para el PP, la Sesión de Pleno del Congreso de los Diputados número 156 empezaba lastrada

Rajoy, Sánchez y el mito de Ícaro

“En el pasado, aquellos que locamente buscaron el poder cabalgando a lomo de un tigre acabaron dentro de él” John Fitzgerald Kennedy. 35º presidente de los Estados Unidos

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris