Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Tiempos modernos   -   Sección:   Opinión

La muerte y la Justicia

Mar Berenguer

jueves, 14 de diciembre de 2006, 09:47 h (CET)
Augusto Pinochet impuso una dictadura al pueblo chileno tras el golpe de estado contra el gobierno legítimo de Allende en 1973. Bajo su sombra, la muerte y desaparición de miles de personas formará parte de la historia más negra de América Latina. En 1990, entregó el poder. Desde entonces, Chile y España intentaron llevar al dictador ante la justicia.

Hace años que la Audiencia Nacional, a iniciativa del juez Garzón, tramitó la petición de detención y extradición por terrorismo, genocidio y torturas, rompiendo el círculo de inmunidad que impedía procesar al ex dictador, aunque esta petición no prosperó. Tras más de 500 días de retención en Londres, Pinochet, volvió a Chile, pero se había sentado el precedente de retirar la inmunidad ante delitos de jurisdicción universal que por su naturaleza no prescriben, lo que permitió la interposición de otras demandas y querellas desde otros países, entre las que el demandado ha ido bandeándose con mucha artimaña teatral .Contaba con numerosas causas abiertas, aunque había conseguido evitar sentarse en el banquillo. Los crímenes de los que se le acusaba suponen gravísimos atentados contra los derechos humanos, sin mencionar aquellos de corrupción conocidos recientemente.

Pero finalmente, como ha dicho Mario Benedetti, “la muerte le ha ganado la batalla a la justicia”. Si la justicia divina, la ley del karma o cualquier vestigio de orden cósmico realmente existen, confiemos en que funcionen mejor que esos tribunales humanos que permiten que cualquier asesino pueda sembrar el terror durante décadas, esconderse entre el lujo a la vejez y morir en la cama cumplidos los noventa. Cuando la Naturaleza resuelve lo que no consigue la justicia, sólo cabe esperar que al menos cierre otro de esos malditos episodios que la Historia nunca debió haber escrito.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris