Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Muerte de un dictador

Pedro Serrano (Valladolid)
Redacción
jueves, 14 de diciembre de 2006, 09:47 h (CET)
Pinochet ha muerto. Se supone que en paz y gracia de Dios –dicen que comulgaba diariamente–, pero no en paz con las personas que persiguió y asesino como corresponde a un cruel depredador sanguinario.

Dicen que las dictaduras son muy malas para todos, pero no es verdad; pues para los dictadores son muy rentables: todos terminan mejorando ostensiblemente su economía familiar. Los dictadores también suelen gozar de una gran paz interior; lo cual, contribuye a que gocen de una saludable y dilatada vida, cosa que no les ocurre a los demócratas que se cruzan en sus caminos; pues siempre que tienen ocasión se la suelen estropear o acortar.

Pinochet esta enterrado. Ahora a los demócratas nos falta enterrar lo que este sátrapa representaba, es decir, las ideologías totalitarias, criminales, inhumanas y represivas. El mundo debe permanecer alerta. Todavía quedan demasiados dictadores –de diferente signo– iluminados y salvadores de patrias; canceres de la libertad y de la justicia; elementos tóxicos muy peligrosos para la salud democrática. Porque, mientras estos déspotas no se extingan de la tierra, una buena parte de la especie humana estará en peligro. Que descanse en paz la locura y la sinrazón.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris