Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hablando de genocidas

Pepe López
Redacción
jueves, 14 de diciembre de 2006, 09:47 h (CET)
Cuando el vanidoso Juez Garzón inició aquel esperpéntico proceso para apuntarse la gloria de haber sido el único Juez del mundo capaz de detener al general Pinochet en Londres y solicitar su extradición a España, por presunto genocidio y, en cambio, archivó una denuncia contra Carrillo por otro genocidio incomparablemente mayor, quedó demostrada, una vez más, la injusticia de la justicia humana.

El General Pinochet ha muerto en su cama y no ahorcado como hubieran querido sus detractores. Pero el General chileno no ha muerto sin juicio porque la Justicia divina alcanza a todo mortal y ésta sí que es infalible.

No me sorprende mucho que medios de comunicación españoles se hayan ensañado con su memoria porque ya es conocido el refrán: “A moro muerto, gran lanzada”.

Se dice que durante el régimen de Pinochet se cometieron unos tres mil asesinatos, que me parecen absolutamente reprobables y lo digo sin ambage alguno. Pero también debo decir que los crímenes de Paracuellos son imprescriptibles y nuestro genocida no sólo sigue vivito y coleando sino elevado a la categoría de Doctor.

Hubiera sido justo, por lo que respecta a Pinochet, mencionar los motivos que le llevaron a la sublevación contra la dictadura de Allende que tenía a Chile sumida en la miseria y con el temor de implantar la tiranía marxista con su campaña de nacionalizaciones y expropiaciones.

Hasta tal punto habían llegado las cosas, que las mujeres chilenas, con sus caceroladas y sus manifestaciones ante los Cuarteles, cloqueando como las gallinas, para expresar la cobardía de los militares, les incitaban a la rebelión.

Algunos de los vituperios que ahora se lanzan contra el General chileno –y que sibilinamente van dirigidos contra Franco- lo han sido por personajillos que militaron en el franquismo y que dirigen periódicos que deben al franquismo su supervivencia desde donde exaltaron a Franco en grado sumo.

La cobardía es el signo de tantos “maricomplejines” de nuestros tiempos.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris