Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Basílicas tardorromanas

Josep Esteve Rico (Elche)
Redacción
jueves, 14 de diciembre de 2006, 09:44 h (CET)
He descubierto que, pese a la lejanía entre sí motivada por el mar y sus ubicaciones en distintos continentes, las ciudades de Ceuta y Elche comparten aspectos y coinciden en algunas cosas. Climas parecidos, palmeras en sus calles, el ser bañadas por el mediterráneo, el recuerdo de figuras entrañables como los médicos republicanos Julio María López Orozco -ilicitano- y Antonio López Sánchez-Prado -ceutí- y la existencia de sendas basílicas tardorromanas como hallazgos arqueológicos -siendo la ilicitana la que se conserva en menor parte y recibe menos visitas a pesar de llevar muchos más años descubierta- ; son algunas de las coincidencias entre Ilici y Septem Frates: Elche y Ceuta.

Y precisamente, hablando del pasado cómun de ambas ciudades, en cuanto a templos religiosos se refiere, la apertura al público del museo arqueológico de la basilica tardorromana en Ceuta ha resultado todo un éxito a juzgar de las más de 1900 visitas durante el corto mes de exposición, lo que ha supuesto alrededor de unos 66 visitantes diarios. Todo lo contrario que la basílica tardorromana de Ilici -Elche- que resulta poco visitada por el gran público pero bastante estudiada por investigadores de la arqueología e historia. Su ubicación fuera de la ciudad, en el campo, a mas de 2'5 km del centro urbano, en tierras privadas de labranza de una pedanía o partida rural y dentro del complejo arqueológico del yacimiento y museo de La Alcudia -donde se halló la famosa 'Dama de Elche'- la hacen dificilmente visitable para el público mayoritario.

La ceutí basílica tardorromana se halla en pleno centro urbano y por ello es fácil y accesible. Resulta, sin duda, algo muy digno de ser visitado, no para la simple mirada superficial o de rigor, sino para la contemplación extasiada y admirativa del visitante. La forma en que está expuesta, la manera con la que es presentada a quien la visita, es el mayor acierto de este hallazgo en pleno centro de la ciudad ceutí. En lugar de ofrecerla como una muestra, colección o exposición museística con estética contemporánea o actual, se manifiesta ante el visitante recreada y ambientada tal como lo sería en su origen, durante la época tardía y cristianizada del Imperio Romano, hace casi dos mil años. Así, el turista o visitante se ve envuelto o absorbido por la exposición y la propia basílica en sí, sintiéndose transportado como en una regresión en el tiempo, a la Ceuta romano-tardía, a Septem Frates y a su basílica, una de las más importantes del mediterráneo en aquel período histórico.

Cabe felicitar al arqueólogo municipal de Ceuta Fernando Villada y a los organizadores del museo de la basílica tardorromana por el magnífico estado de conservación, la excelente puesta en escena y la óptima calidad de la exposición. Para los peninsulares, ya hay un nuevo motivo más para visitar Ceuta. Para los ceutíes, otro símbolo de identidad, otro tesoro patrimonial a estimar y defender. Algo de lo que deben estar orgullosos. Todo un valor, todo un legado cultural a preservar en el futuro.Y todo un éxito. Sería interesante realizar trabajos comparativos entre ambas basílicas tardorromanas y establecer una red arqueológico-histórica entre lugares con similares hallazgos de templos cristianizados para mayor conocimiento del período romano tardío. Pero también es necesario que las administraciones respectivas -la ceutí e ilicitana- lleven a cabo campañas de divulgación y promoción para dar a conocer ambas basílicas y lograr que sean numerosamente visitadas y conocidas a todos los niveles y ámbitos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris