Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

No saben de lo que hablan

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 12 de diciembre de 2006, 04:47 h (CET)
La frase la pronunció el José Blanco, número dos del partido antaño socialista y obrero en referencia a sus compañeros de partido en el País Vasco. Y es que un tal Pastor del PSE ha reconocido que es el Gobierno el que se arrastra suplicando a la ETA una reunión. Al parecer habría sido en agosto cuando el Gobierno, a través de los cauces de comunicación que mantiene abiertos con los Txapotes, habría solicitado audiencia a Txeroki y Josu. La banda de criminales, cual damisela cortejada que se hace de rogar, no habría respondido a las llamadas del enamorado del talante.

Pepiño, escandalizado al ver que de nuevo quedaban sus miserias al descubierto, no tardó mucho en afirmar, entre insultos a Rajoy, que el tal Pastor no sabe de qué habla.

¡Y tanto que lo sabe! Otra cosa es que sea un bocazas. Como lo sucedido la semana pasada con Venezuela. Que igual algún ingenuo se cree que aquello de indemnizar a etarras con cincuenta milloncejos del ala y otorgar nacionalidades y con ello la impunidad a los asesinos no estaba pactado, sellado y rubricado… ZP anuncia cautela y obliga a rectificar… ¡que nos pillan!

Lo que no estaba planeado, ni para el caso venezolano ni para el caso del macabro cortejo, es que se enterase y horrorizase la opinión pública. Y es que la prensa “no sabe de qué habla”. ¿Verdad Pepiño?

Paralelamente, a través del diario “Gara”, conocemos que una veintena de espontáneos militantes del partido que antaño fue socialista y obrero –que tienen de espontáneo lo mismo que los “Pásalo” del 13 de marzo o el asalto a las sedes del PP por parte de las camisas pardas del fascismo patrio-habría pedido a ZP rendirse ante ETA derogando, además, la Ley de Partidos y rompiendo el Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo, suscrito entre PP y PSOE -como si no estuviera roto desde hace meses-.

Ese pacto fue una de las piezas más importantes en la lucha contra el terrorismo de toda nuestra historia. Porque los etarras sabían que hubiese el gobierno que hubiese ellos no tendrían ninguna posibilidad de imponer sus condiciones. Porque esa era la esencia del pacto entre los dos grandes partidos: nada de enjuagues con ETA gobierne quien gobierne. Pacto que ZP rompió nada más empezar Sonsoles a bucear en la piscina de Valdemoro. Si no mucho antes. Quizás al mismo tiempo en que lo estaba rubricando.

Pues parece que hay al menos veinte personajillos con carnet del PSOE que creen que arrinconar a los criminales persiguiéndolos ley en mano no está bien. No comparten tampoco eso de ahogar económicamente a la mafia. Mejor que cobre del erario público, o sea, del bolsillo del indefenso contribuyente, como cobran todos los partidos que alcanzan representación parlamentaria o sillones municipales. Así que hay que derogar la Ley de Partidos, gracias a la cual se asfixió económicamente a los del “Gordo” Otegui.

Claro que estos verbenas del socialismo real deben de ignorar que en los años 80 una de las plataforma de poder y financiación más perseguidas como objetivo por los terroristas, que facilitó a la banda el poder sembrar el terror entre los vascos y arrojar al exilio a miles de ellos, fue, precisamente, que ETA lograse representación, a través de HB, en numerosísimos municipios vascos para, desde allí, amedrentar a los que no se doblegaban.

Porque para ETA los municipios –mucho más que el Parlamento vasco, que les trae sin cuidado, salvo por la financiación- son vitales. Cientos son las declaraciones de apoyo a la banda aprobadas por corporaciones municipales vascas –muchas de ellas con el apoyo de los concejales del PNV-. Gracias a los ediles nacionalistas se pudieron denegar numerosas ayudas y reconocimientos a las víctimas. Cualquier propuesta de homenaje a las víctimas era sistemáticamente rechazada, entre amenazas e insultos, por parte de estos ediles.

Y la expulsión de ETA de la vida pública fue, justamente, uno de los logros principales de la Ley de Partidos y, además, uno de los principales motivos por los que ETA estaba acabada. Hace cinco años todos los españoles sabíamos que ETA ya no tenía futuro. Podrían matar, sí, pero sabíamos que esto se había terminado. Y, además, pese a lo que desde el PSOE siempre se había pregonado, simplemente con la Ley en la mano. Sin negociaciones políticas. Sin diálogo con los de las pistolas. Sin atajos como el GAL y sin rendiciones como la de ahora.

Lo raro es que estos militantes del PSOE no hayan pedido derogar la Constitución y condenar la Transición. Aunque igual a la Constitución ya hace meses que la dan por liquidada…

Entre estos alucinados militantes se encontrarían, siempre según el diario abertzale, varios cargos públicos, tanto municipales como autonómicos, del País Vasco, Valencia, Madrid, Extremadura y Cataluña. Eso sí, no nos dice el medio de comunicación abertzale de qué personas se trata. Pues bueno sería que la opinión pública conociera qué cargos públicos de sus respectivas Comunidades Autónomas se sienten tan comprensivos con Txapote, De Juana Chaos y su siniestra cuadrilla de la paz. Más que nada para que los ciudadanos sepan qué tipo de personas integran qué listas electorales.

Miguel Buen, del PSE, ha afirmado aprovechando el puente de diciembre, que el PSE está por la independencia o secesión, a la que ya no llama eufemísticamente autodeterminación –lo mismo alguien les ha explicado que lo de la autodeterminación era un derecho que la ONU reconoció para las colonias- como antes, sino “derecho a decidir de los vascos”.

Y ZP, mientras tanto, pidiendo silencio hasta después de comerse el roscón de Reyes. Y es que la ansiada reunión con los etarras, según algunas fuentes, podría tener lugar aprovechando las vacaciones navideñas. Y es que ZP, preocupado por la evolución del proceso, está dispuesto a lo que sea y como sea con tal de conseguir que ETA anuncie el abandono de las armas (que no la entrega; nótese la matización) en vísperas de alguna elección.

En realidad nada extraño. A lo largo de la historia de España han sido numerosas las ocasiones en que el PSOE, cuando se trataba de elegir entre España y Libertad o Socialismo no ha dudado en aliarse con separatistas de todos los pelajes. De todos. De los llamados demócratas y de los llamados “chicos de la gasolina”. ¿O hay que recordar a los “Grupos Deportivos” de las Juventudes Socialistas? ¿Y qué sucedió en Cataluña en 1934? Pues lo mismo que volverá a suceder el día en que ZP sea desalojado de La Moncloa. En cuanto el PSOE pierda lo único que siempre ha ansiado y lo único que le importa: el Poder.

Y es que el PSOE, que en su día fue un partido socialista (del socialismo real y posteriormente socialdemócrata con tintes autoritarios) y obrero -español jamás- ahora se ha quedado reducido a una asociación de parásitos que quieren mandar. Como sea.Con quien sea.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris