Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'007 Casino Royale': El asilvestramiento de un héroe

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
miércoles, 7 de febrero de 2007, 19:20 h (CET)
Si las películas de la saga 007 formaran por separado una clase de secundaria, Casino Royale sería el alumno con más ganas de llamar la atención de la clase, ese bruto marrullero que todos hemos conocido (o sido) y que no hacía otra cosa más que responder a la profesora, ligar con las compañeras mediante la vieja táctica de hacerles la puñeta, y propinar capones en el colodrillo a quien se le pusiera por delante independientemente de que en el fondo latiera en su interior un tierno corazoncito. Daniel Craig, con su complexión venosa y achaparrada, sus rasgos faciales agrestes, y su magnética presencia física, era, pues, la opción perfecta para encarnar este nuevo epítome de virilidad übersexual capaz de someter a la ya rancia serie Bond a un lifting conceptual inimaginable hace apenas dos años.

La magnitud del cambio queda de manifiesto cuando Craig, ya en la segunda secuencia de la película, atraviesa una pared en construcción por las bravas en lugar de deslizarse limpiamente a través de un hueco sito en la parte superior de la misma, cómo hace el hombre a quien persigue en la ficción y como casi con total seguridad haría Pierce Brosnan (me atrevo a decir que en la vida real). Al 007 de Casino Royale le va la marcha, la violencia, el macarreo. Sigue siendo un seductor pero más a lo Javier Bardem (en concreto, cuando tuvo aquel famoso percance etílico en una discoteca brasileña de moda), que a lo Sean Connery; le gusta el lujo, pero, lejos de tomar como referencia los anuncios de Martini, lo luce al más puro estilo David Bustamante; se mueve como pez en el agua entre tiros y explosiones, pero se despeina, sangra, y hasta le dan vahídos. Vamos, que no es nuestro héroe, que nos lo han cambiado. Claro que precisamente por ello este relativamente novedoso modelo ético y estético está calando tan hondo entre el respetable. Nuestra sociedad se embrutece poco a poco y, con ella, también sus referentes cinematográficos. Ley de vida.
No malinterpreten mis palabras. Casino Royale es una película entretenida, vibrante, que se sigue con delectación salvo tal vez en su tramo final, lastrado por un metraje excesivo y una carga romántica no menos cansina. Su escena de apertura en blanco y negro, tan brutal como concisa, engancha al espectador y le obliga, a la castrense, a contemplar todo lo que viene a continuación: un sugerente batiburrillo de persecuciones, peleas cuerpo a cuerpo, partidas de póker, envenenamientos, cortejos sexuales más o menos chocarreros, traiciones, e incluso una sesión de tortura tarantiniana (de la que no conviene decir nada a excepción de que convierte las escenas análogas de Marathon Man y Syriana en una especie de chirimiri truculento sin importancia); y, sin embargo, uno termina de ver el film y no puede evitar sentirse como cuando le pone los cuernos a su pareja de toda la vida por el mero placer de la novedad. Porque este Bond tal vez mole y conecte con los nuevos tiempos, pero algún día también nos cansaremos de él (“el tedio es como un polvo que a nada que nos detenemos se posa como nosotros”, decía Georges Bernanos en Diario de un Cura Rural) y cuando lo hagamos, todos terminaremos, cual cincuentones en proceso de superación del síndrome del último tren, volviendo a los brazos de la elegancia y la sofisticación primigenia, la novia que nunca deberíamos haber abandonado, la que queremos de verdad. Y si no, al tiempo.

Noticias relacionadas

Miguel Ángel Silvestre, Inma Cuesta y Quim Gutiérrez, protagonistas de El Día Más Corto [ED+C]

La muestra rendirá tributo a Daniel Sánchez Arévalo

'Figuras ocultas', de Margot Lee Shetterly

Una obra homenaje y de reivindicación del importante papel de muchas científicas que colaboraron en la carrera espacial de EE.UU., superando los prejuicios sexistas y raciales de la época

El Festival de Cine Europeo de Sevilla llega a la sala Berlanga

Hasta el 20 de noviembre

Disney anuncia una nueva trilogía de Star Wars

De la mano de Rian Johnson

Organizadores de la Fiesta del Cine achacan los resultados al buen tiempo, a la Champions y a Cataluña

La fiesta seguirá celebrando ediciones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris