Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Rusia, Europa y droga afgana

Piotr Goncharov
Redacción
sábado, 9 de diciembre de 2006, 10:27 h (CET)
Según reza el informe publicado hace unos días por el Departamento de la ONU para la lucha antidroga y prevención del crimen, para acabar con el narcotráfico afgano se necesitarán muchos años.

“La historia nos enseña que se necesita la vida de toda una generación para convertir Afganistán en un país libre de droga. Para erradicar este mal, se debe prestar apoyo económico a los campesinos y arrestar a los funcionarios corruptos en toda una docena de las provincias afganas donde se cultiva amapola”, se dice en el informe.

Ni que decir tiene, es un pronóstico poco agradable, sobre todo para Rusia que es la primera en interponerse en el camino del narcotráfico afgano a Europa.

A título de ejemplo diremos que hacia comienzos de noviembre pasado, tan sólo los agentes del Servicio Federal de Control de Drogas (SFCD) decomisaron más de 80 toneladas de drogas, de las que unas dos toneladas era heroína de origen afgano.

Hablando en rigor, aun antes de la publicación del informe, en Moscú evaluaban sin gran optimismo las perspectivas de lucha contra la droga afgana. En opinión de Víctor Cherkesov, director del SFCD, las medidas que se adoptan hoy en Afganistán tanto por la comunidad internacional como por el propio Gobierno afgano, son a todas luces insuficientes, mientras su eficacia es baja en extremo. Los programas internacionales de financiación de cultivo de plantas alternativas (digamos, algodón en vez de amapola) no han surtido efecto en las condiciones de Afganistán.

Además, los grupos criminales que controlan la producción de heroína en Afganistán, a menudo son encabezados por personas allegadas a los poderes públicos regionales. Resulta que la gente que debería coordinar la lucha contra el narcotráfico, de hecho está muy interesada en que este negocio prospere, por lo cual hoy es simplemente absurdo hacer pronósticos positivos algunos.

Tampoco son justificadas las esperanzas que se depositan en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF). Este contingente dispone de escasas posibilidades en una situación en que las autoridades afganas no pueden extender su control más allá de Kabul. Por lo tanto, resulta problemático llevar a vías de hecho programas que se extiendan a toda la geografía nacional.

Igual que antes, Moscú mantiene una actitud crítica hacia el enfoque dado por la ISAF y, concretamente, por la OTAN, a la lucha contra la droga (la ISAF se encuentra ahora bajo el mando de la OTAN). En particular, el enviado especial del presidente de Rusia para la lucha contra el terrorismo, Anatoli Safonov, considera injustificadas las declaraciones de los altos mandos de la OTAN acerca de que el exterminio por unidades de la ISAF de los cultivos de amapola no haría sino complicar las relaciones con la población local. “Consideramos que se trata de un callejón sin salida”, subraya el enviado especial del presidente ruso al comentar la postura de la OTAN.

Una voz clamando en el desierto. ¿Qué tiene que ver con esto la OTAN, si el Consejo de Seguridad de la ONU no autoriza a la ISAF para exterminar los sembradíos de amapola? Tampoco EE.UU., cuyo contingente constituye el grueso de la ISAF, se propone ocuparse de este problema, argumentando su negativa con declaraciones efectistas. En una ocasión, el ex secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, manifestó que debido a que la droga afgana “se cultiva con dinero de Rusia y Europa”, entonces son Rusia y Europa las que deben ocuparse del asunto. A EE.UU. esta droga le importa muy poco. Pero se aducen también objeciones serias.

En el mencionado informe del Departamento de la ONU para la lucha antidroga y prevención del crimen se expresa que “al exterminar los sembradíos de amapola, cultivados por campesinos afganos más pobres, es necesario mostrar el máximo de cautela para no agravar la situación existente”.

En tal caso, ¿qué es lo que debe hacer Rusia? ¿Habrá en general una salida de este círculo vicioso?

Según manifestó el general mayor Alexander Yanevski, jefe de departamento en el SFCD, según datos oficiales, en Rusia hay 342 mil drogadictos, mientras según no oficiales, hasta 6 millones. En Europa la situación no es nada mejor, aunque allí dan más preferencia a cocaína y marihuana que a los derivados de opio afgano.

Tal vez, ¿de veras tendría sentido aceptar la propuesta del Consejo Senlis, un grupo de expertos en políticas internacionales sobre drogas? Según ellos, los países occidentales deben comprarle oficialmente a Afganistán amapola para luego utilizarla en la fabricación de preparados anestésicos. En tal caso, el Gobierno afgano obtendría beneficios, pondría parcialmente bajo su control los cultivos de amapola, pero lo fundamental es que se asestaría un fuerte golpe contra todo el narcotráfico ilegal en su conjunto.

Según datos proporcionados por la ONU, este año registrará cotas récord. En comparación con 2005, los cultivos de amapola en Afganistán crecieron en el 60%; la producción de opio (materia prima para la fabricación de heroína) lo hizo en el 50% como mínimo. Según datos disponibles, Afganistán está dispuesto a exportar este año a Europa más de 600 toneladas de heroína de primera. Como ya se ha dicho, Rusia ya interceptó unas 2 toneladas. Consiguientemente, queda una cantidad ínfima, por así decirlo.

____________________

Piotr Goncharov, para RIA Novosti.


Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris