Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

¿Diluir Cataluña en España?

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
sábado, 9 de diciembre de 2006, 10:27 h (CET)
Escándalo. El president José Montilla en el acto oficial de Madrid conmemorativo de la Constitución. Normal; aunque durante años no lo ha sido. Porque Jordi Pujol estuvo pocas veces, y Paqual Maragall nunca. La normalidad escandaliza.

Justo anunciarlo, tras disponer que no se celebraría el siempre discutido acto oficial en Barcelona, el líder de CiU, Artur Mas, advirtió que esto es un paso en el sentido de pretender “diluir Cataluña” en el conjunto de España. Rasgadura de vestiduras en sectores nacionalistas. Tendrán sus razones partidistas legítimas; no de normalidad legal, ni de buen hacer institucional.

Casi unas horas antes del Día de la Constitución, el nuevo conseller de Governació, Joan Puigcercós, de ERC, disponía quitar de la fachada de su consellería la bandera española, i después, para paliar este gesto provocativo, hacía quitar también la bandera catalana. Reprimenda inmediata del president Montilla: hay que cumplir la ley; como en la Generalitat y el Parlament.Y las banderas volvieron a su sitio. Toque de atención a Pugcercós.

Normalidad -y legalidad- cumplida. Mientras no se cambie la ley, esta está para ser acatada, de buen o de mal grado. Montilla no quiere bromas. Ya tuvo que llamar la atención a la consellera Tura y, dicen, que al vicepresident Carod Rovira, por desviarse de las normas pactadas en el nuevo Tripartito. Está visto que Montilla no es Maragall, ni tampoco Pujol.

Pero ¿no es lógico que el President de la Generalitat asista al acto oficial, presidido por el Rey, el Día de la Constitución? ¿No es lógico, también, además de legal, que las dos banderas ondeen en los edificios públicos que dispone la ley?

¿Diluir Cataluña? Si gestos simbólicos, como estos, son capaces de “diluir” Cataluña, como cree Artur Mas, en bien poco se valora la personalidad catalana. Su reconocimiento como “nación” en el preámbulo del nuevo Estatut –que cita lo aprobado por el Parlament catalán- no habría sido posible sin el actual texto constitucional que crea y ampara las autonomías, con sus instituciones propias y sus representantes. ¿No deben estas nada a la Constitución actual?

Y si se teme que unos cuantos gestos o actuaciones concretas de la propia Generalitat, dentro del marco legal, son capaces de “diluir” una personalidad tan fuerte, histórica y distinta, como si fuera un azucarillo en un baso de agua, en poca consideración y estima se tiene a todo un pueblo como el catalán. Es casi ofensivo.

Esgrimir, o atacar, gestos simbólicos para volver al victimismo, e intentar enardecer a las gentes, es más bien una actitud inmadura y partidista que verdaderamente patriótica.
La madurez de los ciudadanos catalanes y la personalidad nacional de Cataluña, se merecen una mayor altura de miras y una mayor confianza. Cataluña es más que una bandera y un acto oficial. También es fe en sus valores, esperanza en su trabajo y lealtad democrática institucional.

____________________

Wifredo Espina. Periodista y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris