Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Relatos sobre vivienda y dignidad

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
martes, 5 de diciembre de 2006, 23:57 h (CET)
Resulta esclarecedor que una vez expuestas sus conclusiones sobre la vivienda en España, el relator de la ONU -Miloon Kothari- medie y vaya a visitar a los 50 ocupas radicales que han tomado un antigua fabrica de Barcelona. Adelanta el relator que el problema surge en España por la especulación y el enriquecimiento de los promotores, dejando la intervención pública y su financiación para mejor ocasión. Asunto relevante el español si miráramos a cualquier país del Tercer Mundo donde la dignidad de la vivienda no se pasea previamente por los infernales suburbios, hasta llegar a las lujosas mansiones gubernamentales. El Organismo de las Naciones Unidas anda últimamente con un positivismo expansivo de las alianzas de civilizaciones, que poco le cuesta meterse en charcos ajenos. Estupenda le parece al relator, la Ley del suelo socialista que se pretende aprobar así como el fomento de los alquileres, nada ha dicho si intentará aplicarla desde la ONU en Nueva Delhi o en Manila. Las manos en la cabeza se echarían allí, si les llegara el fenómeno de ocupación ilegal de la propiedad privada que en Barcelona asiste. Antiglobalización y ocupación que pasa en algunos países occidentales como el nuestro, es algo que no me imagino en Pekín o en La Habana.

Intranquilo me quedé con la sentencia de Kothari, instando al Gobierno para resolver el problema de la vivienda, que es "el más grave de Europa y uno de los mayores del mundo". Que se lo digan a mi concuñado que está de misionero en Sierra Leona. Está claro que para los inmigrantes es un problema el de la vivienda como cuenta, pero lo que no cuenta es el problema de la vivienda del inmigrante en su país de origen. Vivienda digna debe ser recíproco con la dignidad de la persona, de como deberían exigirse requisitos para los inmigrantes, contratos, residencia, etcétera. Pero claro, la culpa para Naciones Unidas es de la especulación y los promotores españoles.

Tiene gracia esta alianza de civilizaciones de la ONU, que barre para fuera en el Tercer Mundo y nos examina a los españoles por sectores. España desde incluso tiempos predemocráticos se ha preocupado por el tema de un vivienda digna para las capas sociales más necesitadas; le falta a la ONU mucho recorrido para implantar sistemas tan exitosos como el nuestro en paupérrimos territorios de la Tierra. Zapatero a tus zapatos, que las leyes de Zapatero no son cosa de las Naciones Unidas.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris