Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

Venezuela, triste de ti

Raúl Tristán

martes, 5 de diciembre de 2006, 23:55 h (CET)
Venezuela vive los momentos previos a unas elecciones que, por desgracia, no creo que nos deparen sorpresa alguna.

Chávez, el martillo de herejes (aquellos que aman la libertad, en este caso)volverá a ganar. Incluso permitiéndose la desfachatez de aparentar preocupación por la seguridad personal de su oponente.

Supongo que Rodríguez le felicitará raudo, veloz cual centella emisaria de su alineamiento: Chávez - Castro - Morales.

Latinoamérica se desangra, como lo hizo en el pasado bajo la férula de dictadores de tendencia bien distinta.

Los progres embotados alaban las virtudes inexistentes de sus ídolos populistas, igual que antaño lo hicieran con los adorados héroes de paja de la revolución cubana (Castro, o el Che, ese rostro, continente sin contenido, que lucen en sus camisetas aquellos que presumen de intelectual progresía) o con las excelsas maravillas del dictatorial sistema soviético (olvidan mirar a los ojos al pueblo, esa palabra que les llena la boca, y preguntarle por sus muertos, por los asesinados, por los deportados, por las purgas...)

Es triste que, en pleno siglo XXI exista todavía una caterva de ingenuos, por convicción y deseo propio, que crean en el manido discurso hueco de las soflamas populistas.

Pero lo más penoso es que esa masa que se califica a sí misma con epítetos como solidaria, comprometida, tolerante, etc... lo haga sin querer abrir los ojos a la realidad de una Venezuela, una Cuba, una Bolivia, que siguen siendo países en los que la libertad de expresión no existe, y todo derecho fundamental del individuo se encuentra en manos de un dictador que no repara en emplear los medios que le sean precisos para seguir imponiendo su voluntad.

En el caso de Venezuela, donde reina el presentador más dicharachero de la televisión mundial o el locutor más cachondo del universo (hasta que al ¡oh, amo, oh señor! le pregunta un periodista por algo que no quiere oir, lo mismo le ocurre a Don Evo Morales), digo que en Venezuela andan presumiendo de que unos 300 observadores internacionales van a acudir a verificar la limpieza del proceso electoral...

Pero señores míos, ese proceso de "verificación" está viciado de partida cuando, por poner un ejemplo cercano, sabemos que a costa de dietas pagadas por el amo (¡cómo vas a ir luego contra la mano que te da de comer!), tan sólo una diputada de IU acudirá invitada por el régimen del gran charlatán. Sí, ya lo sé, había más diputados invitados, ¡oh, casualidad que eran del PSOE!, pero al menos estos han tenido el savoir faire de no aceptar... (con las ganas se habrán quedado, pero ya se sabe, hay que hacer como que...).

Señores de la progresía hipócrita y demagógica, ustedes de defensores de los derechos y las libertades no tienen más que la apariencia de modernidad, y la falsa imagen que han pretendido vendernos durante años. Venezuela no es una democracia, Venezuela es una dictadura del corte de todas las demás que se están extendiendo por la zona.

Aquellos que soñabamos con una Cuba Libre, pero libre de verdad, no en manos de los Castro Family Clan, observamos con pavor cómo el gérmen de la idiocia se extiende como mancha de petróleo (¿será metafórico?) aniquilando a su paso todo rastro de oposición al totalitarismo.

Y cuando escribo estas palabras pienso a su vez en el amado México, convulso por culpa de unos indigentes democráticos que no saben aceptar la derrota en las urnas y amenazan al país entero con sumirlo en una guerra civil.

Nicaragua, Ecuador con Correa, Perú con Ollanta, todos ellos pretenden seguir "el camino chaveriano", desde la presidencia o desde la oposición. ¡Pobre Latinoamérica!

Por cierto, se me olvidaba, no se me confundan: Lula en Brasil, a pesar de los asuntos de corrupción que suenan, y Bachelet en Chile, y siendo ambos de izquierdas, no son "línea Chávez", y con eso todo queda matizado.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris