Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Los anuncios de juguetes

Francisco Arias Solís
Redacción
martes, 5 de diciembre de 2006, 23:57 h (CET)
“Por el cinco de enero
para el seis, yo quería
que fuera el mundo entero
una juguetería.”


Miguel Hernández

Cada año, las campañas de publicidad de Navidad nos hacen testigos de un concurrido desfile de juguetes casi mágicos, que sin embargo, pierden buena parte de sus encantos publicitarios cuando se adquieren en la tienda.

Desde hace algunos días, esos modernos símbolos de la Navidad que son los anuncios de los juguetes nos “bombardean”, con sus múltiples mensajes a niños y adultos con el único propósito de aumentar las ventas de juguetes.

Un elevadísimo número de mensajes publicitarios tienen por protagonistas y destinatarios a los niños, para quienes llegan a ser un auténtico desafío interiorizar y almacenar toda esa información y que también pone en dificultad al adulto a la hora de elegir los juguetes.

Las agencias de publicidad son buenas conocedoras de la psicología del niño y de su mayor capacidad de la lectura de la imagen. Por ello no es extraño que incluyan en un solo “spot” de 20 segundos, hasta 2 o 3 de juguetes, con la seguridad de que los pequeños retendrán los distintos mensajes.

Sin embargo, este buen conocimiento que se tienen de los niños, no suele utilizarse en su beneficio. Son escasísimos los “spots” de las últimas campañas de Navidad que indican la edad recomendada del juguete, factor del primerísimo orden para elegirlo y casi un 75 por ciento, apela a los sentimientos, emociones y satisfacciones que el niño lograría con el juguete.

Además de apelar a los sentimientos y dar una parca información, si se da, la publicidad del juguete suele abusar del recurso a la fantasía. Casi una cuarta parte de los anuncios televisivos mezclan imágenes reales con dibujos animados. En estas condiciones es muy difícil que los pequeños hagan prevalecer la lógica para elegir un juguete.

Casi ningún “spot” informa del precio final del juguete. A pesar de ser obligatorio sólo un bajísimo porcentaje de los “spots” indica si el juguete necesita pilas.

En las últimas campañas aunque el argumento belicista apenas tuvo presencia, la asignación de roles en función del sexo fue, sin embargo, demasiado frecuente. Así las niñas continuaron siendo las protagonistas y destinatarias de los anuncios de muñecas, cocinitas y similares, y los niños de los coches y construcciones.

Se estima que la mayoría de los “spots” de juguetes podría considerarse como publicidad engañosa porque silencia datos fundamentales del producto y confunde a sus pequeños destinatarios, y a los no tan pequeños, y el juguete no se presenta tal como se adquiere en el establecimiento, ni muchas veces a su tamaño real. A estos “spots” se le puede aplicar, aquello que dijo el poeta: “La mitad de lo que dices / cuando hablas no es verdad. / La otra mitad es mentira. / Lo que callas, el total”.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris