Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Micro abierto  

Hoy digo: ¡El día en que dije lo que dije!

Pelayo López
Pelayo López
lunes, 4 de diciembre de 2006, 21:56 h (CET)


No sé ya el número de veces que hemos oído eso de que las palabras hacen más daño que la violencia física. Sin entrar en disquisiciones que pongan en valoración el dolor propinado por ambas, lo cierto es que, en los últimos días, lo que hemos podido constatar es que esa afirmación inicial nos ha conducido a otra, igualmente auspiciada por otra sentencia sabia del conocimiento popular: una imagen vale más que mil palabras. Y es que, erre que erre, los “dos partidos políticos” –digo dos porque parece que el resto no existe- siguen enzarzados en disputas poco o, mejor dicho, nada provechosas ni mucho menos recomendables para propiciar un siempre necesario ambiente de cordialidad. No es que sean nuevas estas disputas, casi diría que lo extraño sería precisamente lo contrario, que nos la hubiese, o, al menos, esa es la sensación que hemos podido granjearnos por sus actitudes recientes. La última, la guerra audiovisual sobre la hemeroteca relativa a las treguas etarras.

Ya saben que uno, a veces, cambia de opinión sobre las realidades del entorno, que nos camuflamos como si fuésemos el camaleón más listo de la clase. Hoy decimos so y mañana arre, y, claro, eso entraña que, dada la cercanía de los medios de comunicación a los personajes públicos, en este caso a los políticos, lo que dijimos ayer pueda salir hoy al paso para jugarnos una mala pasada. A un servidor siempre le ha gustado leer las sentencias que nos dejan para la posteridad aquellos que ocupan cargos de responsabilidad, ya sea política, económica, cultural… pero todo esto, aderezado con las técnicas de corte y confección, lo que puede acarrear es que las manipulaciones y los montajes experimenten grados de perversidad que a unos les complazcan, a otros les desesperen y, en general, al resto, a nosotros los mortales, nos suponga un empacho que no sirva para otra cosa que no sea para incluirlo en el vómito de la indiferencia.

Mirarse en el espejo, que no en el ombligo –aunque algunos parecen no saber la diferencia- suele ser más didáctico que hacerlo, siguiendo con la anatomía, en cuerpo ajeno, más que nada porque lo que hoy lanzamos con nuestra honda puede regresarnos multiplicado en forma de boomerang. La seguridad ciudadana y el terrorismo son asuntos en los que las vidas de las personas tienen un protagonismo preponderante, y, pese a ello, la osadía política llega a extremos incongruentes y faltos de respeto. Cuando uno empieza una partida, normalmente no puede abandonarla hasta que ésta no termina, así, que más pronto que tarde, casi todos los protagonistas acabarán resignados. Ya se sabe, hoy digo: “¡el día en que dije lo que dije!”.

Noticias relacionadas

Las otras naciones

​Los animales no nacen para ser comidos por el humano: existe el veganismo, que es más sano, para los individuos y para los recursos de la tierra

​Poetas

Los sentimientos no son ciertos hasta que les ponemos palabras

​Los perdedores

En este mundo, perdedores lo somos todos en tanto en cuanto de esta vida solo se sale muerto y no hay dinero ni poder que compre tiempo extra de vida

Sánchez y 13

​Nos encontramos, pues, abocados a la XIII legislatura que va a empezar con el presidente como protagonista

Los ciudadanos sometidos a presión: tres comicios en un mes

Pese a que aún no ha comenzado oficialmente la campaña para las legislativas, la maquinaria electoral ya está en funcionamiento y se anuncian jornadas tormentosas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris