Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La parte por el todo   -   Sección:   Opinión

Gobernantes y recolectores

Óscar Arce Ruiz
Óscar Arce
sábado, 2 de diciembre de 2006, 23:24 h (CET)
Algún autor ha concluido que cerca del noventa por ciento de los habitantes humanos de la Tierra durante toda la historia -desde el momento en que se puede hablar de ellos como humanos, hasta hoy-, han llevado a cabo estrategias alimenticias que pueden englobarse bajo la leyenda de ‘caza y recolección’.

Sin entrar en lo acertado o no de la sentencia, podemos asegurar sin temor a equivocarnos que los grupos de cazadores y recolectores siempre se han supuesto en organizaciones primitivas. Sea cual sea la intención con la que se elija el adjetivo de ‘primitivas’, siempre el término proyecta a un estadio inferior, anterior y menos desarrollado desde el punto de vista económico, político y científico-técnico.

Magia – religión – ciencia. Así secuencia una de las sucesiones clásicas el desarrollo del pensamiento en torno a la explicación que el hombre encuentra a los acontecimientos naturales que escapan a su entendimiento. Las cosmologías basadas en la concepción mágica del cosmos que ocupan el primer renglón -el más fantasioso, se diría- estaría casi monopolizado por las tribus primitivas.

Lo que se ha definido como esencialmente diferencial entre las sociedades primitivas y las más desarrolladas desde el punto de vista político, es la cantidad de puestos de poder disponibles atendiendo a la cantidad de personas preparadas y dispuestas a ocuparlos. En sociedades como la nuestra, los individuos dispuestos a ocupar un puesto políticamente relevante se cuentan por miles y sólo unos cuantos están destinados a llegar a lo más alto. Para cada una de las secciones de la tribu de los ‘k’ung’ del Kalahari, cualquier persona (masculina) que llegue a determinada edad pasa directamente a pertenecer a la clase dominante, la que decide qué camino debe seguir el grupo.

En cuanto al sistema económico, debe decirse en primer lugar que los grupos de cazadores y recolectores basan su dieta principalmente en lo que obtienen del trabajo de recolección. La preeminencia de la actividad cazadora en el nombre, se debe a que la caza determina la estructura del grupo.

¿En qué medida? Básicamente, la subsistencia del grupo como tal depende, como hemos dicho, de la recolección. Pero las relaciones sociales basadas en una economía de distribución del consumo de la carne (un bien preciado por lo escaso), tienen la importancia suficiente como para determinar alianzas familiares dentro del grupo o pactar futuros enlaces.

El proceso consta de una distribución pactada de las partes del animal cazado. El propietario de la primera flecha que impacta en el cuerpo del animal en cuestión, se convierte en el propietario de la pieza. Entonces comienza la partición y la asignación de las partes, que en ocasiones resulta extremadamente complicada.

Lo importante, en cualquier caso, es participar en el juego distributivo cuando es uno mismo el propietario de la pieza. Nadie está obligado a hacerlo, pero en ese caso es muy probable que se deje fuera de futuros ciclos de repartición a quien se ha negado en alguna ocasión a compartir su parte.

La ‘generosidad’ cumple la función de ser un signo de agradecimiento a aquéllos que han aportado algún venado en algún momento, pero también de asegurar la ingesta de carne ante la mala racha en el acierto de los cazadores de cada casa.

Cuán parecida es esta lógica a la que parece haber adoptado Montilla al nombrar como ‘Conseller d’Educació’ al hermano del ex-presidente Maragall: agradecimiento por retirarse de la escena pública sin hacer demasiado ruido y recuperación de la relación cordial entre las dos partes, no sea que en el futuro se deba pedir algún favor.

Quizás, como dice Lévi-Strauss, en toda vida coexista el pensamiento científico con el pensamiento primitivo.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris