Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Fracaso escolar estancado

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
sábado, 2 de diciembre de 2006, 23:24 h (CET)
Para el estudio del fracaso escolar se toma como punto de referencia el porcentaje de alumnado que no llega a obtener el título básico de nuestro sistema educativo; es decir, el graduado en educación secundaria obligatoria. Es una forma excesivamente simplificada de exponerlo, pero no hay que complicar innecesariamente los conceptos. Actualmente, el fracaso escolar está estancado, aunque varias comunidades autónomas han conseguido reducir su tasa de fracaso.

Durante los últimos años ha crecido aproximadamente a un ritmo de un punto por año. A nadie debe sorprender el dato del treinta y dos por ciento de fracaso escolar si tenemos en cuenta los años que llevamos con la LOGSE y lo que ello supone. Éste es el gran lastre del MEC durante los años noventa del siglo XX y el primer lustro del siglo actual. También es la asignatura pendiente de los gobiernos populares de Aznar, al no haber sabido planificar los tiempos de sus dos legislaturas: si hubiese tenido a la educación entre sus prioridades, hubiera derogado la LOGSE tras su “desembarco” en el Gobierno, mediado el año 1996, así como la aprobación de la LOCE antes de finalizar su primera legislatura. Pero el PP no supo estar a la altura de las circunstancias en política educativa, como tampoco estuvo a la altura en muchos otros asuntos de interés general.

Por desgracia, el fracaso escolar no es un problema para aquellos políticos que dicen trabajar por y para la educación. El dato del treinta y dos por ciento nos coloca a la cabeza de Europa, teniendo por debajo a los de siempre, también Estados del sur. Con el porcentaje aludido no solo no vamos a cumplir los objetivos establecidos en Lisboa para 2010, sino que nos estamos quedando totalmente descolocados para cumplir objetivos futuros. Ni desde el Gobierno actual, ni desde el anterior, se han trabajado con seriedad y convencimiento planes contra el fracaso escolar y la evaluación del sistema educativo. La LOCE se quedó en fuegos de artificio humedecidos y la LOGSE representó una gran dejadez en este sentido. El tiempo dirá si la LOE puede resolver algo al respecto.

Los datos globales para el Estado español son preocupantes, pero analizados por comunidades autónomas son muy llamativos, sobre todo si distinguimos entre comunidades con gobierno socialista y no socialista. Entre las primeras, algunas han mejorado mucho, pero siguen generando desconfianza entre los analistas educativos, hasta el punto de preguntarse si forman parte de la estrategia común de bajar artificialmente el fracaso escolar, según se desprende del estudio realizado por un semanario de educación.

El Gobierno español dedica muy poco dinero a educación, si lo comparamos con otros países europeos. Es evidente que no por destinar más dinero se reduce mejor el fracaso, como no por invertir en tecnología educativa los resultados son mejores. En muchas ocasiones falla la concienciación general, la metodología, los objetivos a corto y medio plazo, la preparación del profesorado, la actitud ante el hecho educativo, las aspiraciones de la comunidad educativa,... Un dato a tener en cuenta es que el porcentaje de profesorado que ha incorporado las tecnologías a su labor diaria es mínimo; otra cuestión bien distinta es el uso personal que hacen los docentes de las mismas.

No conviene crear alarmismo en temas hacia los que la población muestra especial sensibilidad, pero en ocasiones los hechos son tozudos. Todos sabemos que la institución escolar no es autosuficiente para educar, porque la educación nunca ha sido un problema único y exclusivo de la escuela y del profesorado. Cualquier sistema educativo moderno precisa de la participación y de la gestión democrática para su funcionamiento y para su evolución.

La educación es una tarea fundamentalmente de la familia. La escuela debe apoyar esa tarea, además de incidir en la parte instructiva. Los padres y la escuela deben ser una sola voz en cuanto afecta a la educación. Cargar con la responsabilidad exclusiva a una de las partes supone desequilibrar la realidad, el proceso y los resultados. Tanto el fracaso escolar como el abandono educativo temprano son imposibles de corregir, salvo que haya una participación conjunta de toda la comunidad educativa. Se suele decir que no hay peor sordo que el que no quiere oír; pero lo cierto es que existe uno peor: aquel que conociendo la realidad, por un oído le entra y por otro le sale.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris