Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Carod, el 'converso'

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
sábado, 2 de diciembre de 2006, 23:24 h (CET)
La “conversión” del Carod nacionalista radical, clamando con rotundidad por el separatismo catalán a los cuatro vientos, al “nuevo” Carod del catalanismo moderado, abierto y no excluyente de ahora, merece toda una tesis doctoral, que es de esperar que algún doctorando escriba pronto. ¡Lo qué puede el poder y las ansias de poder!

Desde el primer momento, los miembros más significativos del nuevo Govern catalán, vienen afirmando públicamente que, a diferencia del primer fracasado Tripartito, no les mueve ahora la “ilusión” sino “las ganas”. Tienen toda la razón: las ganas de poder. ¡Y de qué modo!

No era necesario que lo confesaran, se les ha visto desde el primer segundo en que los resultados electorales les permitieron aritméticamente formar gobierno, para desplazar nuevamente al partido que ganó en número de votos y en escaños en el Parlament. No perdieron ni un minuto en ponerse de acuerdo –pese a fundamentales discrepancias programáticas- para conservar el poder. Para esto estaban dispuestos, incluso, a renunciar a sus promesas electorales y a correr un velo sobre sus principios, en virtud de los cuales los ciudadanos habían dado su voto a sus partidos. ¿A esto – que Duran Lleida ha calificado de “fraude político”- se puede llamar coherencia y, sobre todo, lealtad a sus votantes?

Y Carod Rovira, el hombre de Perpignan y del “queremos marchanos de España”, es el máximo exponente de esta metamorfosis, tan sorprendente como impúdica. No en vano se ha afirmado -¿fue Maragll?- que “no es de fiar”. Pero como esta “conversión” la he hecho y la está presentando inteligentemente y con su gran habilidad para manipular las propias palabras como le parece, por esto merece una tesis doctoral que estudio la metamorfosis de Carod. Si no fuera hábil y inteligente, esto no merecería la pena.

Pero, además, su “conversión” – si lo es verdaderamente- va en el buen sentido, no solamente suyo - lo que sería miserable- sino de los intereses de Cataluña y de la convivencia con toda España. Ya no habla de nacionalismo, sino principalmente de catalanismo y del “patriotismo social” de todos los ciudadanos catalanes. Desde que ha vuelto a tocar poder –después que le expulsaron fulminantemente del Govern Maragall y Zapatero- Carod -¿haciendo honor a su apellido?-nos enseña otra cara Quizás no con la “ilusión” de la primera, pero está claro que con muchas “ganas”.

Seguramente que el pragmático nuevo president, el cordobés, José Montilla, como le ocurrió a San Pablo, le ha hecho caer del caballo de sus utopías y también se ha “convertido” ¿Conversión “de fiar”?. Esta es la cuestión.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris