Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El Perfume': con poca esencia

Graciela Padilla
Redacción
miércoles, 7 de febrero de 2007, 19:20 h (CET)
El alemán Tom Tykwer ha dirigido la última súper producción europea, con participación española (concretamente, Antena 3 “mete su nariz”). El resultado es una gran película, magnífica en la estética, dirección artística y fotografía. Pero la duración, el tempo de la narración y la interpretación monocromática del protagonista quitan cuerpo y aroma de gloria a la receta.

Reputados directores intentaron llevar a la gran pantalla el best-seller de Patrick Süskind antes de Tykwer. Stanley Kubrick, en los últimos años anteriores a su inesperada muerte, estuvo cerca de adaptar la novela. Pero falleció sin ver sus dos grandes proyectos en la pantalla: El Perfume y Napoleón. Spielberg, amigo del anterior, no pudo sacar adelante tolas ideas de su colega. Dio cuerpo a “Inteligencia Artificial”, pero dejaba en el tintero, otra vez, la historia del perfumista asesino de gran olfato.

Finalmente, Alemania, la patria del autor de la novela, encabeza una producción avalada por muchos socios europeos. El director de la cinta es un germano que ha llegado a Hollywood con sus trabajos anteriores: Heaven (en España, Rumbo al Paraíso, con Cate Blanchett y guión de Krzysztof Kieslowski), el corto True (con Natalie Portman) y especialmente, la innovadora y exitosa Corre, Lola, corre, con Franka Potente (El caso Bourne). Pasaporte directo a la internacionalidad. No obstante, aquí Tykwer es otro y se aleja del estilo de la cinta de acción que le dio reconocimiento. Propone una lectura de la historia sorprendente, excesiva, cruel, a caballo entre la sordidez putrefacta y la belleza más asilvestrada. El director ha creado una historia de contrastes: desde el oscuro y corrupto Orleáns natal del protagonista, a la luminosa provincia de Grasse donde se cometerán los atroces asesinatos en serie. Los dos mundos tienen fotografías distintas. Pero hay que destacar los primeros minutos azules y negros de la película, en el mercado de pescado. Los aromas de la pantalla parecen llegar al patio de butacas gracias a la iluminación, el color y el sonido.

El Perfume huele más allá del celuloide. Era la única condición que requería la adaptación. Experimentos anteriores (odorama, smell vision) fracasaron al querer transmitir aromas durante la proyección. El olfato parecía no poder combinar con la vista y el oído. Aquí han logrado un buen maridaje con momentos sensoriales irrepetibles. Lo único que huele a chamusquina es la interpretación del protagonista. Ben Wishaw se impuso a muchos actores para hacerse con el papel. El británico, de apenas 26 años, construye un personaje aterrador, incomprendido y con un físico perfecto para la historia. Pero no tiene evolución alguna y pasados los primeros 90 minutos de metraje, los planos cortos de su nariz aburren. El gesto constreñido de Wishaw puede ser digno de algún premio. Pero el personaje de Jean-Baptiste Grenouille necesitaba más fuerza y este joven no ha podido darle toda la que esperaban los lectores de la novela. Hasta ahora, ha aparecido en Layer Cake, El intruso (dos películas de Daniel Craig, ahora James Bond), Stoned y El mercader de Venecia. El Perfume ha sido una buena oportunidad, pero ha desaprovechado muchos minutos de película. Habrá que esperar a I´m not there, la cinta biográfica sobre Bob Dylan, para saber qué más puede ofrecer al respetable. Los que sí ofrecen mucho, a cambio de papeles pequeños, son los mal llamados secundarios. Dustin Hoffman, con peluca y talco en el rostro, borda al acabado perfumista Guiseppe Baldini, maestro de Grenouille. Otro veterano, Alan Rickman, sale de su Severus Snape (franquicias Harry Potter), para encarnar a Antoine Richis, un aristócrata viudo que teme por la vida de su hija. Ahí entra Rachel Hurd-Wood, como Laura Richis. La londinense de 16 años llena la pantalla con su belleza pelirroja. ¿Será ella el verdadero descubrimiento de la película? Como ocurre con los buenos perfumes, habrá que dar aire a la cinta y esperar un tiempo para captar su verdadera fuerza y aroma, si es que estuvieran escondidos.

Noticias relacionadas

Cine oriental en Sitges

El cine fantástico y el de terror permiten abordar los miedos desde su catarsis o desde la distancia de seguridad que los encuadra en clave de ficción

Cine de autor fantástico en Sitges

Los universos cinematográficos, igual que las personas que los crean, sufren la tensión de lo clásico vs. la vanguardia

Cincuenta años del Festival de Cine de Sitges

'La forma del agua' es una película llena de esperanza

Jean Pierre Lèaud: "Hacer cine implica para mí hacer cine de autor"

La película se desarrolla en el sur de Francia

It: Mete en una cocktelera y tendrás "eso"

Crítica de la película It
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris