Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Música   -   Sección:  

La misteriosa muerte de Jim Morrison

Alejandro A. Giuffrida (Buenos Aires – Argentina)
Redacción
jueves, 30 de noviembre de 2006, 23:00 h (CET)
Alrededor de la muerte de Jim Morrison se desplegó una serie de hipótesis y conjeturas que alimentó un misterio que fue creciendo con el correr de los años. James Douglas Morrison no fue únicamente la estrella del grupo The Doors. Desde su infancia comenzó a leer autores como Huxley, Kerouac, Baudelaire y Rimbaud; y para cuando cursaba los primero años en la universidad de Cine, en Los Ángeles, conocía prácticamente de memoria la colección completa de Nietzsche

El nombre The Doors está inspirado en una cita de William Blake: “Si las puertas [the doors] de la percepción permanecieran abiertas aparecería al hombre todo tal cual es, infinito”. Muchos son los que aseguran que la verdadera vocación de Morrison fue siempre la poesía.

Pero, al margen de la literatura, y su infancia nómade viviendo en diferentes bases militares, producto de un padre piloto de la marina estadounidense; hubo otro hecho que Jim narra como determinante en su vida: Cuando era chico viajaba junto a su familia por una ruta y presenció un accidente en donde unos indios de Nuevo México fallecieron. Desde entonces, él pensaba que estaba poseído por uno de ellos y de allí deriva que durante sus presentaciones imitaba los éxtasis chamánicos. Además, Jim solía consumir el peyote, que es una droga característica de los habitantes indígenas de la zona. Anécdota que años más tarde alimentaría los rumores.

Jim Morrison falleció oficialmente la madrugada del 3 de julio de 1971, con 27 años, en su departamento en París. Su pareja Pamela Courson, lo encontró desnudo en la bañera, en la mañana. Según decía, ella pensó que “Jim estaba simulando”, básicamente porque se notaba que “se acababa de afeitar”. Desde este primer momento, comienzan las incógnitas y los rumores. La muerte fue anunciada en la prensa recién tres días después, y nunca nadie pudo explicar bien por qué. Pamela llamó a un médico francés – el Dr. Vasille – para que examine el cuerpo; y éste caratuló la causa como de muerte por “Paro Cardíaco”.

Sin embargo, no se explica por qué de haber sido una “muerte por causas naturales” no se haya permitido que nadie vea el cuerpo… ni siquiera los padres de Morrison. Las dudas crecían, pero rompiendo la tradición de la policía francesa, ninguna autopsia se le realizo al cadáver. El cuerpo fue rápidamente preparado para ser enterrado en el cementerio francés Pere Lachaise, y pocas personas asistieron a la despedida. Y como si las sospechas entre sus seguidores no hubieran alcanzado, al momento del entierro el baterista de los Doors aseguró “¡la tumba es muy corta!”.

Por lo tanto, haciendo un recuento, sólo dos personas vieron a la estrella del Rock muerto: su pareja, Pamela, y el Dr. Vasille. Lamentablemente, Pamela falleció y el médico francés se niega a responder cualquier pregunta relacionada con el tema. Dadas las circunstancias, un grupo de fanáticos intentó tomar los archivos de la dentadura de Morrison y exhumar el cadáver y hacer coincidir las evidencias… pero los padres de Jim y sus abogados negaron al instante el pedido. Una de las tantas hipótesis asegura los padres habían sacado el cuerpo del cementerio francés para llevárselo a Estados Unidos, pero las autoridades del lugar lo niegan.

Seguramente, la teoría más instaurada es aquella que propone que la muerte fue un simulacro para que Morrison pueda alejarse del furor masivo que se había cimentado en torno a su figura. A partir de esta posibilidad, se han inventado cientos de identidades falsas para Jim y numerosas voces aseguran haberlo visto con vida en diferentes puntos del mundo.

Otra versión, también muy difundida, afirma que la noche en la cual Morrison estaba supuestamente muriendo, muchos lo vieron en una fiesta en París, alcoholizado y muy drogado. Lo cual alimentó la idea de cierta conexión del cantante con la magia negra o el Voodoo, que haya hecho posible que se presente en diferentes lugares al mismo tiempo. Él, sucesivamente reconocía tener relaciones con lo oculto y en especial con la filosofía del Voodoo. Incluso, en esta rama de hipótesis, se llegó a afirmar que una doncella lo mató desde Nueva York, por medio de la brujería.

Jim Morrison se había fugado a París, porque en Estados Unidos estaba acusado de exhibicionismo y la condena hubiese sido la prisión. Por lo tanto, la idea de fingir su deceso para lograr el anonimato toma fuerza. El pianista de los Doors comentó en una ocasión: “Si existe un tipo capaz de escenificar su propia muerte, creando un certificado de muerte ridículo y pagando a un doctor francés, y poniendo en un saco ciento cincuenta libras dentro del ataúd y desaparecer a alguna parte de este planeta; ese tipo es Jim Morrison […]” Lo cierto es que el cantante días antes de su muerte había recorrido repetidas veces el cementerio Pere Lachaise y hay quienes afirman que había escogido cuidadosamente la tumba para su muerte.

Los amigos cercanos de Morrison cuentan que tras la muerte de Jimi Hendrix y Janis Joplin (meses antes del 1971), el cantante les confesó: “Están hablando con el tercero…”
Lo cierto, real e innegable es que la muerte de James “Jim” Douglas Morrison continúa siendo aún hoy un misterio que atrae la atención de muchas personas. Unos 35 años después, su tumba es el tercer monumento más visitado en París. Quizás la explicación radique en la incertidumbre. Paro cardíaco, sobredosis, asesinato, muerte fingida; pocos o nadie lo saben con certeza. Acorde con una vida de excesos y misterios, la muerte de Jim Morrison despierta las pasiones más diversas y contradictorias.

Noticias relacionadas

De Guindos niega que la sombra de la financiación ilegal ponga en riesgo al Gobierno

Sostiene que la publicación de los papeles no afectará a España en los mercados

Solana espera que la trama Bárcenas no haga caer al Gobierno

El exministro socialista es partidario de que se produzcan dimisiones cuando hayan imputaciones

Rajoy abandona la cumbre europea sin articular palabra sobre Bárcenas

Ha pedido esperar a la rueda de prensa posterior al Consejo europeo

El estado de salud de Mandela es "crítico"

Los médicos califican de falsa las noticias de un supuesto infarto

El Gobierno reabre la plaza Taksim tras el violento desalojo

La Policía impide todavía el tráfico rodado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris