Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Contaminación legislativa

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
jueves, 30 de noviembre de 2006, 23:33 h (CET)
Una de las contaminaciones más en boga en los medios es la acústica, por aquello de los manifestantes vociferantes o incluso por pitar con silbato con multas de 600 euros. La real tiene poco trascendencia en su atenuación práctica en nuestras ciudades. De la que no se habla es de la contaminación legislativa, abundante, segregadora del ciudadano por Autonomías, cambiante según el tiempo, color político y circunstancia. Me eché las manos a la cabeza cuando en los inicios de la presente legislatura, la oposición achacaba al Gobierno que hacía pocas leyes y a las consecuencias actuales me remito.

No existe análisis y debate real de la solución de problemas de la sociedad, sino leyes votadas en paquetes por digitales partidos. Leyes y más leyes de las que el ciudadano se tropieza con ellas cuando son estas las que no sólo no le resuelven, más bien le dificultan salir del problema. Grandes titulares y consensos, para espíritus bondadosos que inspiran la ley qué están en huelga. Lo más es ofrecer alternativas de partido, desoyendo las soluciones de la sociedad y los más directamente afectados. Siempre habrá tiempo para la reforma, el tiempo del estudio minucioso inexistente. Sectores de la sociedad deben defenderse de las leyes, como esa que propugnan que nuestros hijos deben aprender a conocer sus cuerpos sexualmente en nombre de que hay muchos embarazos no deseados (Cabrera dixit). Pero no se debate sobre el aborto, provocar la muerte del no nacido no es plato de buen gusto. Pero realmente ese el espíritu de nuestra civilización, la defensa de la vida es lo que forma el acervo de lo que viene a llamarse fuentes del derecho. De nuestro derecho occidental descendiente de la fusión del humanismo judeocristiano con la tradición grecorromana. Lo legalmente legislado es otra cosa. El ciudadano mira con anteojeras sus propios problemas, impávido brectianamente al enterarse de los absurdos legales por abogados, jueces o administraciones en papel con su nombre impreso. La ley y sus exigencias, no digamos sus no eximentes del desconocimiento, son distintas según las Autonomías. ¿No sería necesario obligatoriamente publicar un sumario, recogiendo el sentir y pensar global de la sociedad y sus especialistas antes de iniciar una ley?. Contaminar legislativamente al ciudadano es el proceso inverso, primero la ley, después la forma de defenderse de ella.

Noticias relacionadas

Vacía hipercominicación

Los estultos charlatanes anegan lo verdaderamente importante en sus infumables peroratas

Íñigo Errejón y El Topo

Lo de La Sexta Noche a palo seco tiene su telenguendengue

Os equivocáis

Me había prometido a mí mismo no nombrar al partido político que parece ser que lo está petando

Obligaciones colectivas

Universalizar la educación tiene que ser la mayor de las prioridades

Investigadores

No, los investigadores a los que me refiero, no se dedican a buscar las miserias de los demás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris