Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Al aire libre  

Madurez ecuatoriana

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 30 de noviembre de 2006, 23:33 h (CET)
Ese país a caballo de la franja ecuatorial, y con desniveles de cuatro o cinco mil metros en relación con el nivel del mar ocasionados por su encrucijada con los volcanes nevados de la cordillera andina, ha dado un ejemplo de comportamiento electoral el pasado domingo. Con sólo doscientos años de independencia a sus espaldas, pero con la sabiduría acumulada por los siglos de la cultura incaica, lleva algo así como ocho presidentes “consumidos” en menos de diez años.

En los conflictos vividos antes de elegir al penúltimo de ellos, la gente en las calles de Quito lanzó un mensaje digno de ser tenido en cuenta por todos los demócratas –como dicen-: ¡Qué se vayan todos!... y no se referían a la persona del presidente de turno, sino a la caterva de personajes de la Política y la Administración ecuatorianas que se revuelven en cada “movida” presidencial. Uno de esos presidentes defenestrados, el natural de Loja Jamil Mahuad, cuando esperaba en el aeropuerto internacional Mariscal Sucre de Quito el avión que le conduciría al exilio, contempló como un miembro del séquito aseguraba una contraventana que se porteaba con un libro que tenía a mano, la Constitución ecuatoriana. Y le señaló Mahuad: ¡Menos mal que sirve para algo!...

Más, a pesar de esas dos sensatas y contundentes sentencias, el pueblo, con la sabiduría que tiene y que muchos políticos desprecian, ha dado muestra de su madurez en la elección de Rafael Correa como Presidente electo. Las dudas que habían dejado las urnas en un principio, se resolvieron de modo impecable unas semanas después con la segunda vuelta. En ella fueron eliminadas de la contienda una docena de candidatura minoritarias, y la pugna con el candidato conservador -millonario y neoliberal-, se decantó, de modo abrumador, por quien lleno de juventud y fogosidad dice querer gobernar para el equilibrio entre ecuatorianos pobres (los más), y ricos (los menos). No le faltan las acusaciones ni de populista, tan al uso en el hemisferio, ni de amigo del venezolano Chávez. De esta última imputación ha sabido zafarse escarmentado por el fracaso de su hasta cierto punto equivalente peruano, quien por el hecho de demostrar ser incondicional del “bolivariano” le costó perder las últimas elecciones, también en segunda vuelta.

De modo intachable, Rafael Correa ha vencido con votos a su contrincante. El electorado ha descansado tranquilo por haber logrado expresar de manera inequívoca su voluntad. Otra cosa será lo que está por venir tras sus andanzas de presidente. De cualquier modo, volverá a ser consecuencia del comportamiento de su clase política; el pueblo ha hablado y de manera ejemplar. No es de olvidar el eficaz comportamiento del Tribunal Central electoral que ha sabido, sin altercados, conducir este complejo comicio de dos vueltas, y con buena parte de los electores residentes en el extranjero.

Pero, una cosa es saber comportarse ante una convocatoria, y otra muy distinta dar en el clavo del hombre que más convenga en ese momento al país. Claro que esto, como se dice: ¡Sería para nota!... Eligen de entre lo que tienen, ¿qué más se puede pedir? ¿Acertaron los gringos y latinos estadounidenses con Bush? ¿Se acertó entre la gente de todo pelaje que vive en España con ZP?... da la impresión, a juzgar por resultados y opiniones de comentaristas, que, o no fueron capaces de distinguir, o se les confundió en la elección. Las monas se visten de seda para los festejos, pero, “monas se quedan”.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris