Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   ¿Es sólo un deporte?   -   Sección:  

La bala negra

Miguel Cañigral
Miguel Cañigral
@mcanigral
miércoles, 29 de noviembre de 2006, 23:42 h (CET)
En nuestro país existe la costumbre de apoyar fervientemente y con los ojos cerrados a nuestros deportistas, siempre y cuando consigan éxitos que les hagan llegar a los titulares de primera página. No es complicado encontrar a un deportista que cumpla estos requisitos. El más reciente es Fernando Alonso y la Fórmula 1.

El asturiano no sólo ha conquistado dos títulos del mundo, sino que ha conseguido que en España las televisiones se peguen por ofrecer un espectáculo que cuatro años antes ninguna cadena de televisión quería ofrecer. En España, en ocasiones parece que sólo interesa algo cuando hay un español, y entonces todo el mundo conoce y es gran seguidor de ese deporte, que quizá no puede considerarse como tal, pues yo no llamaría deporte a una carrera en la que un piloto debe superar a diferentes rivales dependiendo de una máquina. Quizá si corriesen detrás de esa máquina cambiaría de opinión, pero mientras tanto seguirá siendo un mero espectáculo en el que se mueve mucho dinero.

Ahora que Alonso ha cambiado de equipo, todos somos de McLaren e incluso soñábamos con ver un equipo de pilotos compatriotas. Todo parecía indicar que De la Rosa sería el compañero del asturiano como piloto oficial de la firma germana, pero la pasada semana, a pesar de España entera, se anunció que sería Hamilton quien ocuparía esa plaza.

Y como en este país somos tan buenos seguidores de la Fórmula 1, se inició un debate nacional acerca de si el piloto estadounidense era mejor que el español, y como no el resultado ha sido favorable al segundo. Realmente, De la Rosa ha demostrado que puede competir con cualquiera, posee virtudes para ser un piloto oficial y la suficiente experiencia como para aguantar la presión de correr con el dos veces campeón del mundo al lado.

Sin embargo, seguramente pocos se han documentado acerca de Hamilton. El primer piloto negro de la Fórmula 1 y además procedente de EEUU, donde este deporte no pasa sus mejores momentos. Marketing dirán muchos y así es, pero no sólo la publicidad ha llevado a los directivos de McLaren ha decidirse por él. Es un conductor joven, con un palmarés intachable y al que la escudería ha seguido desde los 11 años, es como ellos mismos dicen, su joya. Si alguien tan joven llega a ser piloto oficial es porque se lo merece y una empresa tan importante como la alemana no creo que tome sus decisiones sin pensarlas.

McLaren ganará dinero con el marketing, seguro, pero no hemos visto lo suficiente de Hamilton como para asegurar que De la Rosa podría hacerlo mejor, ni siquiera aunque en el primer entrenamiento de la pretemporada el español supere a la bala negra, porque la temporada pasada también superaba a Alonso y nadie dijo que debería ser piloto oficial de Renault. Pero así somos los españoles y cuando ningún compatriota pilote en la Fórmula 1, una vez más, este deporte volverá a quedarse sin emisión en España.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris