Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Martes de Arte   -   Sección:  

A la saca

Daniel Bolufer
Daniel Bolufer
miércoles, 29 de noviembre de 2006, 02:54 h (CET)
Simplón, aburrido, triste, tacaño. Son algunos de los muchos calificativos con los que podríamos darle foma al Madrid de Capello frente al Valencia. Muchos han calificado al equipo de práctico. o simplemente de efectivo, frente a las numerosas oportunidades que dispuso un Valencia cojo sin Morientes y Villa. Poco a poco, el técnico italiano ha sabido establecer un equilibrio en la defensa y en ataque, que lo coloca a tan sólo tres puntos del Barça. El juego desplegado por los blancos, en muchas ocasiones deja mucho que desear, el Real Madrid tiene que caracterizarse por un juego donde se amortice el dinero pagado por jugadores de calidad, aunque la filosofía del entrenador sea contraria. Ahora las cosas marchan muy bien, están cerca del eterno rival, sin jugar bien, pero los tienen a tiro, y están clasificados para los octavos de la Champions League, hecho que el presidente madridista repite y repite sin parar. La cosa graciosa es cuando el equipo no gana, y todas las críticas van dirigidas a jugadores básicos en el Madrid que quiere Capello. Emerson es el más perseguido cuando se pierde, y el más querido cuando se gana, destacando sus dotes de recuperador de balones a la mínima que el equipo consigue una victoria. El entorno madridista se ha convertido en dos posiciones totalmente radicales que sólo hace que enfrentar a las masas blancas cuando sale el debate de si el equipo debería jugar de una forma u otra.

El tema es que el equipo aburrió otra semana pero sigue arriba luchando por la Liga. Por su parte, la derrota al Valencia no le ha sentado nada bien en el club, y el nombre de Quique suena fuerte en los despachos. La relación con Carboni es totalmente nula, y con David Villa, precisamente no se lleva muy bien. Todo esto, sumado a la mala clasificación, a la plaga de lesiones, y con el entorno enrarecido, parece ser que las Navidades van a ser muy movidas en la ciudad del Turia. No quiero meter más leña al fuego, pero el delantero italiano del Valencia, cuyo nombre no quiero acordarme, vió desde el banquillo como no tuvo la oportunidad de demostrar su fichaje, y eso que faltaban los dos delanteros titulares, mientras Carboni se acordaba desde el palco de Quique, y su negativa de incluir al italiano en los planes del equipo. En fin, el Madrid tacaño sigue a lo suyo y le va bastante bien. Lo del Valencia parece que no tiene arreglo.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris