Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Una nube sobre la península

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 28 de noviembre de 2006, 02:38 h (CET)
¿Cuántas nubes pasan al cabo de los años por nuestros pueblos? ¿Cuántas nubes son el reflejo de lo que son y fueron nuestros pueblos? Una nube es más que una masa de gotas de agua o cristales de nieve suspendida en la atmósfera, una nube es al igual que para la luz un impedimento, un conflicto para el pueblo en el terreno político y social.

La razón por la cual comparo la esfera climatológica con la política en el Estado español es por la sencilla razón de que la nube es el elemento que impide que el sol alumbre la tierra. Podemos catalogarla de problema, de impedimento en tanto en cuanto no deja una visibilidad pura, una claridad de sus acciones. El sol entendido como verdad absoluta desde tiempos de la Grecia Clásica lleva a la praxis esta ejemplificación. Llevando este ejemplo a la esfera política vemos que la nube es la barrera que separa la élite política del pueblo, aquella barrera que hace que el pueblo no sea el destinatario del ciento por ciento de las acciones emprendidas por la élite política ya que la “nube” desvía o hace mutar la acción.

A lo largo y ancho de la península encontramos grandes nubarrones que ciegan la acción institucional, llevándola a un oscuro ostracismo político y poco ético. Grandes casos de corrupción asolan la península día si y día también dejando un malestar social en la ciudadanía que a largo plazo es capaz de acabar con la estructura hierática del Estado. ¿Qué más tenemos que aguantar los ciudadanos para echarnos a las calles? Miles de millones desaparecen de un día para otro. Unos pocos se enriquecen gracias al negocio del siglo, la construcción, y mientras tanto nosotros callados, manipulados por los medios de comunicación, como tristes ovejas en el campo, desviando nuestra atención hacia otros problemas de menor calado.

Intentan enfrentarnos con problemas identitarios cuando la problemática política, económica y social es mucho mayor y más compleja. No nos dejan ver el sol con la nube de la corrupción, del engaño y del desvío de atención. Los partidos políticos buscan desesperadamente enfrentar a los ciudadanos con problemas identitarios, dándoles una importancia vital para la convivencia cuando la realidad no es tal. Esta estrategia tiene su fundamento en intentar evadir de la agenda del Estado los problemas económicos, sociales y derivados de la estafa y la corrupción, muy afincada en la península. Al Estado le sale más rentable tener a los ciudadanos discutiendo entre ellos por problemas indentitarios porque de esta manera la figura de Estado se evade del problema y se erige como el arbitro neutral. Sin embargo, si los ciudadanos canalizan sus demandas a través de movimientos sociales crean gráficamente la figura del enemigo, visualizando el eje que ostenta el poder y actúa desinteresadamente, el Estado. En este análisis el Estado sería el eje central del problema, al que acudirían todos los agentes sociales y los ciudadanos para rendir cuentas.

Por este triste motivo vemos a diario copadas las portadas de los periódicos de discursos identitarios, siendo minoría los discursos en contra de la corrupción y del intrusismo político en los gobiernos locales.

Sin darnos cuenta hemos sido de nuevo manejados hacia donde nos han querido dirigir. Ciudadanos peleando por derechos colectivos identitarios, mientras los políticos se llenaban los bolsillos.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris