Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Libros
Etiquetas:   Poema   Madrid   Coronavirus   Confinamiento  

A mis 50 años

​Para Iratxe y para el Sol
Ángel Padilla
lunes, 23 de marzo de 2020, 13:35 h (CET)


A mis 50 años


Yo no quería crecer

No quería ser mayor

De niño para mí eso era malo

Perder mi yo


Miro el río arder, el mismo río de ayer

Hoy en España las casas son tumbas

donde dormimos más
La cuarentena ha hecho el cielo más azul

Pero pronto crecí, el tiempo pasa y subes

Como el lobo montaña, te ves, así, que subes

Y ya me encuentro aquí, Iratxe, tú lo sabes,

tú que vienes como yo de odiar un mundo
Y de proteger la mariposa en la ciudad

y de hablar con las cosas más que con los otros niños

Ser dignos lejos de la herrería


Y de ser algo más

que lo son los demás

Yo quise, como tú, ser fiel al Sol


Yo no quería crecer, crecer

pero mira el viento empujando al azur la brizna

Pero mira desde tu ventana la calle

Tú y yo, aquí, con 50, mismo baile


Los perros de la calle son azules

y tu mirada en mi guitarra se hace llanto


Yo no quería crecer

Pero como el lobo aquel

Me interné entre esa nieve y vine aquí

Hoy en el mundo las tabernas están solas

Las casas llenas de nadie y de todos

y salen al bancón y sigue habiendo nadie

Los gatos hoy se encierran tan verdes y plegados

catalépticos de soledad: he ahí esta primavera

He aquí la voz que está temblando

Se han alzado sobre cien patas los prados


Canta canta canta pescador

olvidaste la caña aquella y te hiciste pintor

Ahora pintas la mar

en la tumba que es mi casa y el sol

Ya no matas al pez

Los parques están vacíos


Ya no matas los cielos los parques Nueva York no es amarillo

Ya no matamos la nieve grande, se renueva y vuela

Nueva York y Madrid lloran sus ejes

Nunca nadie vio un día como aquel de hoy


Donde nadie andamos rápido por las calles

Porque como la flor que entras en tu casa

la tinta blanca pinta estrellas en Altamira

no comas almas nos dice Jane Goodall


Greta lo sabías Greta tú llegaste entre nubes

Aún recuerdo las risas de los fachas en esos congresos

Las colas en las calles para acceder a los supermercados

En el coche sólo puede ir uno

Moscú, en Moscú no hay canciones


Yo sigo amando amando mi imaginación

La que me arrastró de la mano hasta aquí

A una casa que aunque cerrada tiene puerta abierta

Iratxe y yo pensamos siempre desde el bosque


Y este Edén en que vivimos y soñamos

aunque tenga menos pan que los que tienen más

ahora me alegro de haber crecido y seguir siendo un niño

Porque en la mañana cuando la torrentera rosa cruza lo más alto, ella y yo regamos la magnolia


Y los gatos se asoman cuadrados y nos miran desde la ventana

de la casa gris azul en nuestros pechos
escribir poemas es algún día ser verso

Verso con letras de luz escrito a mis cincuenta

Iratxe salva con cuidado un caracol

de la acera, lo pone en una rama, le dice "cariño"

se aleja de la higuera (así hace la ola)

que, a pesar, a pesar, comienza a abrir hojas nuevas

Y Madrid aún se pregunta qué pasó

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

​Entrevista a Jazmín Chi: empresaria, escritora y conferencista

"​Otro gran obstáculo, fue el no ser paciente conmigo misma"

​Persecución mortal, de Elmore Leonard. Alianza Editorial

Posiblemente lo más embriagador de la narrativa de Elmore Leonard sea la intimidad de los personajes. Ese ambiente y entorno capaz de enganchar al más indolente o frío lector

​Odio

Sentimiento que lleva al mar

​Karmele Jaio: «Me cuesta mucho irme por las ramas, me interesa lo esencial, lo relevante»

"No sé qué será lo próximo que haré, porque no me programo. Me pongo a escribir y veo lo que quiero"

Josefina Novoa: «Quería compartir la situación que se vive en Venezuela y cómo se llegó a este drama social inédito en Latinoamérica»

"Miña nena relata la historia de dos familias que se sobreponen a la adversidad en medio de un país en agonía que se resiste a morir con el aroma del cacao como bálsamo y motivo de lucha"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris