Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La violencia de género

José Jurado Saldaña
Redacción
martes, 28 de noviembre de 2006, 02:38 h (CET)
Hoy se celebra el “Día contra la violencia de género”, Con tal motivo, los medios de comunicación han realizado programas especiales. En uno de ellos he oído algunos comentarios tan disparatados como el de la “contertulia” que atribuye a la Iglesia Católica la culpa de esta violencia.

Y, pásmense Vds, dice que el motivo es la lectura que el Sacerdote hace en las bodas de la Epístola de San Pablo a los efesios en la que se dice:“Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor”.

Pero, claro está, que esa afirmación de la “tertuliana” no es otra cosa que una malvada manipulación de las palabras de San Pablo, por omitir la frase entera que dice:”Vosotros maridos, amad a vuestras mujeres. Quien ama a su mujer, a sí mismo se ama. Los maridos deben amar a sus mujeres como a su propio cuerpo”.Esto dicen San Pablo y el sentido común.

Este Gobierno ha querido combatir esa violencia con disposiciones no siempre acertadas. Porque la adopción de medidas cautelares, como el alejamiento del esposo maltratador o colocándole collarines electrónicos para detectar su ubicación o la creación de Fiscales especiales, se está viendo que no resuelven absolutamente nada; porque al marido que odia a su mujer y no tiene freno moral suficiente, ninguna de esas medidas le disuadirá de su impulso criminal.

Creo sinceramente que no son medidas penales sino preventivas las que pueden paliar esta situación y esas medidas no son otras que una formación moral y una adecuada preparación de los novios.!Ay, el olvido de la Religión!

Causa espanto ver cuántas parejas de novios se lanzan al matrimonio sin la preparación suficiente como si la unión matrimonial fuera una simple aventura.

Formación y educación que deben empezar en la propia familia –sobre todo con el ejemplo-, seguir en la escuela y contar con la colaboración de la sociedad, que debe impedir los efectos corruptores que se advierten claramente.

Innecesario es decir que la televisión está haciendo un daño tremendo por difundir, como cosa normal y aceptada, esa depravación de algunos programas en los que se eleva a la fama y se enaltece a personas de vida poco ejemplar, cuyos devaneos,-más que amorosos, sexuales,- difunde continuamente.

Y más daño aún esa pseudo-información sexual, con reparto incluído de preservativos y, quién sabe, si con clases prácticas en el futuro.

Desgraciadamente en muchos jóvenes causa impacto esa influencia y tratan a sus amigos o amigas como simple objeto de su deseo. Se empieza por el alcohol o la droga, se sigue con el sexo y la cosa termina con la píldora del día después o con el aborto.

O la amistad desemboca en lo que se ha dado en llamar “uniones sentimentales” que no son otra cosa que uniones pasionales e inestables.

En el noviazgo es donde debe comenzar el conocimiento del otro, para que en el matrimonio fructifique el verdadero afecto marital. Es evidente que en el matrimonio- ¡como en todo!- la unidad es un bien moral. Antes de casarse hay que llegar al convencimiento, razonablemente pleno, de que existe total coincidencia en cuestiones fundamentales.

Formación moral y preparación en el noviazgo. Lo contrario no son más que pamplinas, parches y demagogia para que la galería aplauda y con vista a las elecciones.

Noticias relacionadas

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original

La gestualidad de Sánchez y su incondicional apoyo mediático progre

“Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento” Albert Einstein

Cándida candidata del PP en Madrid

‘Cándida’, según el diccionario, es el adjetivo que califica a la ingenua que no tiene malicia ni doblez, o que es simple, poco advertida

Respetar es sinónimo de libertad

¿Podemos cortar de raíz toda manifestación contraria al sentir del pueblo?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris