Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Montilla, sin nostalgias ni victimismo

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
lunes, 27 de noviembre de 2006, 02:35 h (CET)
Algo importante ha ocurrido en Cataluña. Con la elección de Montilla, como nuevo presidente de la Generalitat, se entra en una etapa en que las reivindicaciones y el victimismo se congelan oficialmente. La metáfora es fácil: Montilla será el primer President sin “barretina”, símbolo de un catalanismo ya superado.

Es una señal de salud social y política que un no nacido en tierras catalanas, un “charnego”, pueda llegar a presidente de Cataluña. José Montilla ha forjado toda su vida en tierras catalanas, primero como trabajador y luego como “un trabajador de la política”, como él mismo se define. Su origen es andaluz, pero se siente y es catalán plenamente integrado Por esto tampoco promoc impondrá el sombrero andaluz...

Se considera un ciudadano catalán normal, que llega a President, respetuoso con el pasado del país pero sin sentirse “condicionado” por este, mirando más el presente y el futuro Más que “normalizar”, en el sentido nostálgico de esta palabra, quiere que se considere políticamente normal lo que socialmente ya lo es en la calle, como el bilingüismo y la cultura en catalán y en castellano. Más que “normalizar” en el sentido tan traido y llevado del término, pretende “modernizar”. De ahí el “patriotismo social” o “catalanismo social” –que algunos consideran nacionalmente corto y falto de ambición- que predica para hecer de Cataluña un país avanzado como los que más en Europa. Y todo esto, sin banderas nacionalistas, con el nuevo Estatut que ahora da más intrumentos para el autogobierno. No dice que este Estatut sea “la estación final”, pero tampoco reclama otro; ni grita, como el President del Parlament, “!Visca Catalunya lliure!”, sino simplemente “!Visca Catalunya!”, con libertad, igualdad y bienestar para todos los catalanes.

Esto, creo, es una revolución, al menos potencialmente, en el panorama político de Cataluña, en que la Presidencia de la Generalitat no era solamente el motor de la gobernación sino también – a veces, más- el símbolo vivo de la identidad de un país y sus reivindicaciones nacionales. Esto parece que ha cambiado, para esperanza de unos y desespero de otros. Y, paradójicamente, llevado de la mano del partido independentista que preside Carod, cuyas ansias de poder, al menos por ahora, le han hecho por ahora modular o cambiar de xip, pues de lo contrario volvería a quedarse en la intemperie.

Y todo esto puede marcar una nueva etapa política, en que el nacionalismo radical o se rebela o irá pasando al museo de las bellas utopías históricas, y el nacionalismo moderado o se moderniza o ira languideciendo.

He aquí por donde, podría ocurrir aquello que viene a decir , más o menos, que a veces Dios escribe recto con renglones torcidos. Sin entrar a prejuzgar, por respeto a todos, qué es lo recto y lo torcido.

El tiempo se encargará pronto de decirnos cuanto hay de verdad y de ficción en todo esto. Y cuanto durará.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris