Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

En qué se puede convertir una buena cosa

Suso do Madrid, A Coruña
Lectores
@DiarioSigloXXI
jueves, 25 de septiembre de 2014, 10:43 h (CET)
Llevamos varios días de fallecimientos de personas ilustres en España, que han despertado muchos recuerdos sobre las últimas décadas vividas, muchos merecidos reconocimientos y también, desgraciadamente, un aluvión de críticas hirientes, comentarios bajos e indignantes sobre los desaparecidos. Como no podía ser de otra manera, los medios de comunicación y, sobre todo, las redes sociales han canalizado los sentimientos públicos generados ante tan significativas pérdidas.

Los primeros, sin obviar críticas ni historias pasadas, han informado por lo general con rigor y en positivo; mientras Internet ha tenido y tiene además las puertas abiertas para escupir literalmente sobre los cadáveres sin que por ello se genere ninguna consecuencia ni responsabilidad para los autores y los que se afanan por propagar estas infamias lamentables. En las redes sociales ya se hace este escarnio todos los días con los vivos, que tiene muy caro el demandado derecho al olvido sobre aquel momento de su vida pasada en el que sen equivocado, y está claro que con los muertos tampoco se tiene ninguna contemplación.

Decían estos días que en España se entierra muy bien, en referencia a la profusión de alabanzas azucaradas al difunto, pero temo que esa barrera del respeto se ha roto desde hace tiempo y se permite que el recuerdo de algunos fallecidos siga desangrándose lentamente a través de Facebook o Twitter sin que se ponga algún tipo de barreras a esta práctica miserable. Yo, sinceramente, no sé qué límites se pueden poner sin dañar la libertad de expresión (expertos hay en esta espinosa materia), pero tengo claro que en la medida que las redes sociales se conviertan en una vulgar escupidera, en una ciénaga de anónimos difamadores, irán perdiendo su salud, su relevancia pública y, sin ella, nuestras libertades quedarán también paulatinamente mermadas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El respeto como exigencia armónica

Necesitamos avivar el lenguaje de la consideración y del respeto

Ética de Pedro Abelardo

Fue un extraordinario pensador y dialéctico

Montados en la misma burra

Albert Boadella ha sabido dar una ejemplar lección a quienes rociaban con sal los sarmientos de la convivencia

Burla burlando van más de 3200 empresas huidas de Cataluña

“El arte de la economía consiste en considerar los efectos más remotos de cualquier acto o política y no meramente sus consecuencias inmediatas; en calcular las repercusiones de tal política no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores.” Henry Hazlitt

Es hora de decir la verdad

“Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro”. Adolfo Suárez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris