Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cultura   Poesía   -   Sección:   Opinión

El velero y el mar se mecen y bailan con una tregua, si el cielo lo quiere

Un poema de Esther Videgain
Esther Videgain
@videgainesther
jueves, 25 de septiembre de 2014, 07:24 h (CET)
El velero surcó el mar,
el agua estaba tranquila,
el velero se quedó a la deriva.

El capitán no lo tripulaba,
el aire lo movía, el agua estaba tranquila
y mecía y daba sosiego al velero.

Todo era armonía,
pues el agua estaba en paz
y no quería guerra.

Y el velero sólo quería dialogar
con el agua del mar
y el dialogo era tranquilo.

El baile del mar y del velero era al unísono,
sonaba la música del agua,
y el velero se mecía al compás.

El velero sólo se mecía,
y el agua lo movía,
zis – zas y todo era paz y armonía.

El cielo no quería tregua,
decía que el mar era suyo,
y provocaba grandes tormentas.

Truenos y rayos caían
y el mar se embravecía,
el agua enloquecía.

Y el velero perdía el control,
luchaba con fuerza contra el mar,
habían perdido su amistad.

Se acabó la paz
entre el mar y el velero
y su tregua se rompió.

El mar se defendía muy bravo del velero
y el velero surcó a pulso sus aguas,
pudo regresar a puerto.

Las amarras del velero se postraron en el mástil
a la espera de la calma de las aguas
y a una nueva tregua.

Al cielo no le gustaba el enamoramiento,
entre el mar y el precioso velero,
se tenía que mecer con cuidado para no crear tempestades.

Cuando las nubes se levantaban y salía tímidamente el Sol,
el velero podía salir, al fin, a alta mar
y poder navegar meciéndose una y otra vez.

Y volver a surcar el mar,
que tanto apreciaba y buscar la tranquilidad y paz
que anhelaba en las agua tranquilas.

Esas aguas que hacían mecer al velero en un son de armonía,
mientras el cielo aguardaba la espera de nuevas lluvias
y grandes tormentas y romper, así, el baile entre el mar y el velero.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye

Maduro, Sánchez y el desmadre separatista

“Sé consciente de la diferencia entre análisis amigable y crítica destructiva. Observa si el propósito de tus palabras es ayudar, desahogarte o hacer daño” Napoleón Hill

Arte sacro

El arte sacro sirve para neutralizar la gravedad de la idolatría

La amenaza de una proposición de ley

La ideología de género es un ataque a nuestras mismas raíces

Campaña independentista en Cataluña

Ya ha comenzado el pasado jueves la campaña por el sí a la independencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris