Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Copo   -   Sección:   Opinión

Aquellas palabras

José García Pérez
domingo, 21 de septiembre de 2014, 09:18 h (CET)
De tus palabras escritas, hice una ceremonia; la más bella jamás realizada por mí. Las leí con prisas y cierto desasosiego, como los niños cuando se copian en los exámenes. Eso que denominan alma crecía al tocar las mismas palabras que tú habías escrito.

Me fui a mi lugar preferido y allí, cercano a la mar, releí tus cosas y versos en la complicidad del silencio; con todo ello osé introducirme mar adentro y el mensaje lo rompí en mil trozos, y cada uno de ellos lo sumergí en las aguas, pero volvían a emerger en tonos blanquiazules que a mí alrededor, como buscándome, flotaban.

Después lancé al espacio, con toda la energía de que son capaces mis manos, miles de gotas de mar en cuyo interior se asentaba el sol y así se convertían en infinitas estrellas que, a modo de burbujas, reposaban sobre los pequeños trozos blanquiazules que, con amorosa parsimonia, iban trasladándose a la orilla.

Sin embargo, el sobre, con tu nombre escrito en rojo, fue devuelto a las arenas, y de ellas salvé tu nombre y con mimo, con el gesto más exquisito que criatura humana pueda imaginar lo deposité en el mar de mares y, dentro de la plaza de las sorpresas que este mundo es, tu nombre, en blanco y rojo, flotaba entre las aguas y con dulzura iba reintegrándose hacia el lugar donde tienen cabida todos los símbolos, o sea: derivó hacia el cabo Xunion, lugar donde los dioses viven y se aman en los esplendentes ocasos que allí tienen lugar.

Ya no deseo más palabras tuyas en forma de mensajes furtivos; con estas que he relatado me sobran para saltar de regocijo por saber de ti, del silencio impuesto y de la complicidad del amor.

Lo nuestro será para siempre el silencio, pues este es anterior a todo: a Dios, al diálogo, a la vida, a ti y a mí. El silencio es lo más parecido a la quietud de la nada; en él, permaneceremos siempre.
Comentarios
birkenstock paris 25/sep/14    02:57 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris