Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

¡Viva el fútbol!

Ángel Morillo, Badajoz
Lectores
@DiarioSigloXXI
jueves, 18 de septiembre de 2014, 10:42 h (CET)
Hace unos días que acabamos de salir de un campeonato mundial, decepcionante para la que era la selección campeona y más decepcionante aún para la anfitriona que daba por hecho que lo iba a ganar, y ya estamos inmersos en los últimos retoques (fichajes) para comenzar una nueva edición de la “liga de las estrellas”. Edición que este año tiene un futbolista con nombre de actor de cine, James, aunque sea colombiano y que, como no podía ser de otra forma, ha venido al Club que es, lo niegue quien lo niegue, “el del Gobierno”; igual da que sea su Presidente González, Aznar, Zapatero, Rajoy o… Taras Bulba.

Y de nuevo, volveremos a vivir lo que ya es viejo: la “generosa” arbitrariedad. “El Club por Excelencia del País”, junto al que los de su tierra dicen que es “Más que un Club” (siempre en “buena lid” por igualar el grado de favoritismo), volverán a contar con que todas las jugada polémicas, sin ninguna excepción (salvo las que se den en sus enfrentamientos directos, lógicamente), que se produzcan en sus partidos se resolverán a su favor. Increíble ciertamente (menos para los millones de hinchas –incluidos los que sólo quieren ganar, da igual como sea- que “la casa blanca española” y “los culés” tienen), pero así es y así nos lo dicen las crónicas cada temporada a los que no vivimos en las ciudades de estos excelsos Clubes, pues los de allí lo comprueban con sus ojos sin, por descontado, ninguna perplejidad. ¿Será que para ellos la fuerza de la costumbre lo ha convertido en ley, en su ley, y lo ven normal? ¿Cómo va a “ayudar” un árbitro -o un linier, cuidado con estos “pájaros”- a un equipo que no sea un grande? ¡Hasta ahí podríamos llegar!

A veces “se destapan” el At. Madrid, el Valencia, la Real Sociedad, el Bilbao y algún otro que estropean la “fiesta nacional” aún a pesar de la dicha arbitrariedad, que no obstante, no lo dude nadie, siempre está presente aunque sólo sea para evitar males mayores.

¡Viva el futbol!, en cualquier caso, porque así muchísima gente se olvidará del Sr. Bárcenas y de esos Sres. de Cataluña (lo del honorable Puyol ya era viejo, aunque haya alguna razón para traerlo a colación ahora), Andalucía (ayer otro ex Consejero), Castellón, Valencia, Baleares, Madrid y demás CCAA y ciudades; prácticamente todas las capitales de provincia (e infinidad de las que tienen más de dos o tres mil habitantes e, increíblemente, muchas aldeas), donde campea la corrupción política y empresarial que, como última y reciente donación importante, nos ha dispensado con el “no va más de la denigración”: lo de la compra de esa Caja ¿catalana? por el BBVA. Nada menos que ¡10.000 millones de euros!, al parecer, “se han salido de nuestros bolsillos” sin enterarnos que los teníamos agujereados… y sin que pase nada de nada de nada.

¿Es posible todo lo que está aconteciendo en este País -“democrático”, dicen encima- sin que ocurra nada? ¿Es admisible que los Bancos se lleven nuestro dinero (consentidamente o sin consentir) y que además se queden con nuestras viviendas porque la política nos ha expoliado para dárselo a ellos y no nos llega para pagarles las hipotecas? ¿Porqué no se prohíben los desahucios, al menos, hasta tanto la Banca (más usurera del mundo, no lo olviden) nos devuelve nuestros dineros y la política cesa en su rapacería? ¿Vamos a seguir permitiendo que todo tipo de sablistas hagan aquí su agosto con total impunidad? ¿Si se ha hecho con todos los que han des-fraudado sin el menor pudor confiados en que nada les pasaría, como así ha sido, aunque la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales hayan perdido miles de millones de euros y estén de auténtica pena, me puede decir alguien porqué no se “perdonan” las deudas de la pequeña empresa y los autónomos que son los que más están sufriendo con la crisis y a los únicos que se persigue con saña por las distintas inspecciones públicas a pesar de ser quienes más aportan a las arcas del Estado y quienes más empleo crean? ¿Vamos a seguir “rebajando” los impuestos (caso del de Sociedades, que, por cierto, igual les da puesto que no “pagan” más del 7%) a los quincalleros esos del Ibex que “evaden” cada año la friolera de más de ¡90.000 millones de euros!? ¿Cuándo vamos a tener acceso los ciudadanos -y, por supuesto, las pequeñas y medianas empresas y los autónomos- a algo así como un RAI con las cuentas de los Bancos para que no nos estafen de la manera tan vil que lo han hecho con, por ejemplo, las preferentes? ¿Porqué ellos lo saben todo de nosotros y nosotros no sabemos nada de ellos salvo que los miembros de sus Consejos de Administración se ponen las botas con lo que afanan mediante la usura o si esta falla con las ayudas del Estado? ¿Es que no va a haber nadie en esta tomadura del pelo de País que acabe de una vez por todas con eso de: “fue el Estado y no el Mercado el que los enriqueció”? ¿Cuántos Puyol y ex Consejeros hay que conocer aún para que esto acabe? ¿Hay que esperar, quizás, a que nos cuenten unas pocas más de “historias” de Presidentes de Andalucía, Castilla la Mancha, Galicia, Castilla León, “Las Vascongadas”, Asturias, Murcia, etc., etc., y, cómo no, de nuestra querida Extremadura y ese Sr. de los Anillos (perdón, de los Hierros) o el Sr. de la “Bisutería”, o el “ciento y la madre” de empresas públicas sinecuras acumulando pérdidas año tras año, o algún que otro Consejero, Director General, Concejal o Alcalde o ex Alcalde además de los de Plasenzuela, Plasencia, Castuera (de momento sólo denunciado judicialmente, pero…), Don Benito (aunque este gana todo lo que le echan), y algunos más que, sin duda, irán saliendo? Claro que sé que, posiblemente, a más de uno “le esté oliendo ya el culo -con perdón- a pólvora”, aunque como la Justicia no es el viento habrá que armarse de paciencia, y eso que, justo es reconocerlo, se denota una actitud más diligente.

Son más de treinta y seis años (si mal no recuerdo) de engaño, abuso de poder, expoliación- extorsión y camino de la pobreza y la indignidad para demasiada gente al objeto de vivir a cuerpo de rey miles y miles de ineptos e indocumentados sin el menor escrúpulo. Sí, porque ya me dirán Vds. como se come eso de que el 54% de la renta bruta de cada extremeño se dedica a pagar tributos. Es decir, de cada 100 € de ingresos, 54 para el Erario. Dicho claramente: la inmensa mayoría de los que aquí moran -pensionistas y trabajadores no pasan de los 700/800 € mensuales- no dispone de más de 300/400 € al mes para “vivir” y pagar los abusivos servicios tercermundistas que recibe, sin contar “estocadas” gubernamentales añadidas. Mientras, ¡cómo no!, como en cualquier otra parte del País, políticos, sindicalistas y demás parroquianos se apuntan de 4.000 a 8.000 € al mes aún a pesar de haber salido del “chozo” sin la dignidad, la honradez, la decencia, la humildad y las agallas que eso requiere. Y como es natural en estos casos, un gran tropel de rufianes de todos los calibres les utilizan para ver cada año como aumentan sus insaciables fortunas y como se puede “torear” más y mejor a Hacienda.

De manera que, ¡ya está bien!, ¡basta ya! Por favor, aunque sólo sea por los jóvenes: ¡ningún voto para quien no haya demostrado antes su honestidad!

Y luego ¡VIVA EL FUTBOL!, que es bonito incluso a pesar de su despreciable arbitrariedad.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Diesel

El exceso de emisiones de los motores diésel está causando 5.000 muertes anuales en Europa

¿Hacia un Golpe de Estado en España?

¿De la III República al Golpe blando?

España encerrada en sí misma

Justo en la esquina de la calle donde me crié en Vigo había un quiosco de barrio

Una puta mierda de sentencia

La sentencia condenatoria contra él es una desgracia para todos los españoles

La conciencia, un instrumento muy útil para la vida

Cuando el ser humano fallece, la energía que ha estado emitiendo no se destruye
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris