Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con permiso  

En Europa, sin burka, por favor

Pedro de Hoyos
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
viernes, 24 de noviembre de 2006, 23:13 h (CET)
El Gobierno holandés ha aprobado un proyecto de ley por el que se pretende prohibir el uso del burka y otras vestimentas que señalan a las mujeres como seres inferiores. Aunque el argumento de dicho gobierno es que tales prendas son indeseables por motivos de seguridad.

Mientras en Europa hemos conseguido un sistema de vida que garantiza igualdad de derechos y de respeto para todos, estos derechos y respetos en algunos lugares del mundo se encuentran detenidos en la Edad Media. Este progreso europeo ha sido una labor costosa que nos ha llevado gran parte de nuestra historia, grandes guerras y muchos sufrimientos y calamidades. No sólo no podemos permanecer impasibles sino que debemos defender un sistema de vida que encontramos como el más justo y el más adecuado.

Y es que cuando uno acude de visita a una casa, a una ciudad o un país ha de aceptar las reglas que en ellas imperan. Uno es libre quedarse o no, pero quienes se quedan han de aceptar las normas que en ese país se dan. Yo no puedo conducir por la derecha en Gran Bretaña por muy continental europeo que sea, ni puedo beber alcohol en un país musulmán. Mi esposa no podrá vestir en Arabia o Irán como en Europa. El anfitrión pone las normas, si uno no las acepta no va. Es mi caso, yo nunca iré a Estados Unidos, no me parece un país seguro ni de fiar, su policía es demasiado brutal y aún mantiene la norma del lejano Oeste: Primero disparar, después preguntar.

Nadie deberá poder impedirlo: las mujeres musulmanas podrán conducir en Europa, andar solas por las calles y entrar en un banco a abrir una cuenta corriente si lo desean, aunque en su país no pudieran hacerlo, las leyes europeas se lo permiten, garantizan y facilitan. Aunque en algunos bárbaros países las niñas sufran mutilaciones genitales en Europa las leyes lo prohíben y lo persiguen. No se pueden permitir afrentas a la dignidad de los seres humanos en nombre de la Libertad.

Ninguna mujer será discriminada en Europa, la ley se lo garantiza, la ley la protege. Ninguna mujer ha de estar en lugar público con velos o vestidos que oculten su rostro, que escondan su identidad, que contribuyan a su menosprecio o que la separen de los demás. No se puede en nombre de la Libertad individual ir en contra de leyes civilizadas de sociedades civilizadas y libres. Aunque para impedirlo se acuda a la estúpida figura de que el velo o el burka dificultan la comunicación. Y además es peligroso.

Noticias relacionadas

La palabra sabia y agradable del escritor. Parte I

Recopilación de pensamientos sin retorno, de la escritora para los animalitos

A Rosario Murillo

“El error es un arma que acaba siempre por dispararse contra el que la emplea”. Concepción Arenal. (1820-1893)

Un Estado que regule

“Pero sí hay una paradoja: los ricos de las sociedades se han vuelto más ricos, y los pobres son más, pero más pobre que antes”

¡No más nudos entre nosotros!

“El mundo será lo que nosotros queramos que sea”

Podemos (2015) si, VOX (2019) no, ¿la JEC también discrimina?

En ocasiones, la fe en nuestras instituciones se tambalea al comprobar que, también en ellas, se producen decisiones que, a cualquier ciudadano, le hacen chirriar sus convicciones democráticas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris