Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Arnaldo Samaniego en guerra con los pobres

La guerra entre clases tiene en el intendente de la capital paraguaya a uno de sus más paradigmáticos y entusiastas promotores
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 16 de septiembre de 2014, 07:02 h (CET)
Los enterados de la realidad aseguran que la lucha entre clases sociales existe aunque nadie la promueva, y si no existiera, algunos se encargarían de inventarla. En ese contexto, el intendente de Asunción hace todo lo posible por exacerbarla.

Con las calles de la ciudad todavía humeantes debido a los disturbios que desató su pretensión de lotear el Bañado, los concesionarios del Mercado Municipal número 4 abrieron un nuevo frente expresando su disgusto con Samaniego.

Tiempo atrás, un misterioso incendio consumió gran parte el área donde se proyectan nuevas edificaciones, haciendo creer las sospechas de negociados en la penumbra.

Un viejo proverbio chino dice que nos se puede apagar un incendio con fuego, así como el agua no remedia la inundación, y es lo que hizo el intendente de Asunción Arnaldo Samaniego cuando afirmó que aquel incendio era una señal divina.

Como Nerón tocando la lira mientras Roma ardía, Samaniego decidió entonces atribuir a fuerzas sobrenaturales el incendio cuyo origen tenía, en realidad, causas bien terrenales. Muchos bromearon en las redes sociales que si hubo una señal divina, ésta indicaba que el intendente debía renunciar o ser destituido de inmediato.

Detractores del intendente Samaniego acusaron a las autoridades de permitir que reine la mafia dentro del Mercado 4, con facturaciones ilegales.

Los permisionarios del Mercado 4 expresaron ahora su enojo porque no fueron convocados a reunión con el intendente Arnaldo Samaniego para discutir sobre las edificaciones. Los malpensados aseguran que el alcalde pretende desalojar a los actuales usuarios y construir un Shopping para entregarlo a sus amigos coreanos de la Secta Moon. Los antecedentes de Samaniego como el enrejado de plazas, para impedir el acceso de indígenas y mendigos a ellas, hacen cobrar fuerza a las sospechas.

Otro indicador de la mentalidad de Samaniego fue justificar el envío de la basura capitalina a una pobre localidad del Chaco, que se levantó en repudio y lo declaró persona no grata.

En forma simultánea Samaniego intenta, pidiendo a sus concejales modificaciones de artículos en las ordenanzas municipales, lotear un barrio poblado entre estos mismos amigos empresarios a cambio de supuestas obras. La Junta Municipal introdujo en su agenda la propuesta de "poder transferir bienes inmuebles de propiedad municipal por pago de obras realizadas por empresas, personas físicas, jurídicas o consorcio de empresas". De esta manera, Samaniego busca recuperar lo invertido asistiendo a esta gente carenciada, entre quienes distribuyó chapas y terciadas, despojándoles de sus precarias viviendas.

Esta pretensión disparó “el día de la furia” de los habitantes del Bañado, que cercaron la municipalidad obligando a las autoridades a dialogar con ellos. Samaniego decidió huir y dejar la municipalidad en piloto automático.

Desde un búnker desconocido, envió a las fuerzas de choque represivas, generándose una batalla campal entre manifestantes, policías y empleados municipales.

Para intentar dispersar a los detractores de su jefe, los cercados incondicionales de Samaniego defendieron a sangre y fuego el local abandonado por su principal responsable que se había echado a la fuga.

Siguiendo órdenes de líder con paradero desconocido, funcionarios samanieguistas se parapetaron en niveles superiores de la municipalidad y como francotiradores, empezaron a arrojar objetos contundentes contra la multitud.

En la refriega fueron heridos varios manifestantes y al estilo de un estado policíaco, fueron detenidos varios organizadores de la protesta, entre ellos un docente de la zona del Bañado. Las imágenes de los zoqueteros de Samaniego arrojando piedras a los manifestantes fueron difundidas por el canal local Telefuturo, que también propaló declaraciones del intendente donde éste asegura que Telesur y agentes del gobieno bolivariano de Venezuela son los culpables de su impopularidad.

En tanto se avizoran nuevos conflictos en los mercados municipales, los bañadenses siguen repudiando a Samaniego y condicionan la continuidad del diálogo a que las negociaciones se realicen en el Seminario Metropolitano.

Escribió John Berger que protestar es negarnos a ser reducidos a cero y a que se nos imponga el silencio. De acuerdo a esta interpretación los invisibles de la sociedad paraguaya lograron, en la guerra que Samaniego sostiene con los pobres, una ruidosa victoria en la última semana.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris