Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Mienten más que hablan

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 24 de noviembre de 2006, 01:42 h (CET)
El Partido Popular se ha convertido en una máquina que genera más mentiras que palabras pronuncian los que lo dirigen.

Lo del vídeo sobre la inseguridad ciudadana ha tenido su punto culminante en la inclusión en el mismo de algunas de las imágenes que se centraban en tiroteos en plena calle y que, según distintos medios de comunicación han desvelado, fueron grabadas en Colombia. Alguien, con mucho acierto, ha dicho que esto corresponde al rodaje en “exteriores”.

Lo único cierto es que cada vez se demuestra más palpablemente que el PP, sus dirigentes, se han instalado en la mentira basándose, casi con seguridad, en la creencia de que los españoles somos tontos y que nos tragamos todo lo que nos echen. A esto había que responderles con aquello que dice: “Hoy tontos que tontos nacen y tontos que tontos son y tontos que tontos hacen a los que tontos no son”.

Comenzaron con la mentira del “Prestige”, con aquello de que después de su hundimiento solamente aflorarían de sus tanques “unos hilillos, como de plastelina” según Rajoy y aún a pesar de que aquello no “colaba” le tomaron gusto a eso de mentir y siguieron mintiendo. El segundo turno le tocó a Aznar con aquello de que había que declararle la guerra a Iraq porque Sadam Hussein, poseía “armas de destrucción masiva”. El tercer acto de la comedia lo protagonizaron Aznar y Acebes durante los días del 11 al 13 de marzo de 2004 intentando hacernos creer lo que ningún español creía. Y el cuarto, el más reciente, el del vídeo, aquí le han colado un gol a Rajoy que ha propiciado el que una vez más haya quedado en el más absoluto de los ridículos. La cosa ha sido verdaderamente esperpéntica. Al presunto líder de la derecha le están adjudicando el papel del bufón que, justo es reconocerlo, cada vez lo interpreta con mayor soltura y naturalidad. Se puede decir, empleando términos teatrales, que “se ha metido dentro del personaje”. Su histriónica representación es tan patética que la supera ni en ya fallecido y recordado Anthony Quinn, interpretando al primitivo y poco lúcido Zampanó en aquella inolvidable película de Federico Fellini, titulada “La Strada”.

Noticias relacionadas

La Querulante

Cree que el mundo entero está contra él y por lo tanto se defiende atacando con contenciosos de todo tipo

Tras una elección histórica, comienza el trabajo de verdad

El Partido Republicano aumenta su mayoría en el Senado mientras que los demócratas logran obtener el control de la Cámara de Representantes

Extraños movimientos políticos que alertan de un invierno caliente

“El verdadero valor consiste en saber sufrir” Voltaire

Uno ha de empezar por combatirse a sí mismo

Obligación de vencer ese mal autodestructivo que a veces, queriendo o sin querer, fermentamos en nuestro propio mundo interno

Ataque al museo

Hay colectivos que van a terminar comiéndose las patas, como los pulpos.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris