Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujo   -   Sección:   Opinión

Lo que va del nacionalismo moderado al fanatismo separatista

“El encanallamiento no es otra cosa que la aceptación como estado habitual y constituido de una irregularidad, de algo que mientras se acepta sigue pareciendo indebido” Ortega y Gasset
Miguel Massanet
domingo, 14 de septiembre de 2014, 07:43 h (CET)

En Catalunya siempre se ha presumido de ser un pueblo tolerante, gran defensor de sus costumbres, laborioso, orgulloso de su cultura y gran defensor de su lengua, el catalán, en la que grandes autores vernáculos han escrito brillantes obras y admirables poesías. En este sentido se puede considerar normal que se sientan un poco nacionalistas y hasta se les puede permitir que, en sus relaciones con otros pueblos de España, se muestren un tanto propicios a exagerar sus propias cualidades y sus innegables dotes para la industria y el comercio. Hasta aquí todo se puede decir que está dentro de la normalidad y nadie puede pedirles cuentas de que sientan una especial predisposición a primar lo que son sus logros, descubrimientos, monumentos, fiestas y costumbres sobre lo que les pueda llegar del resto de España.


A estos nacionalistas moderados no se les puede reprochar su amor por la lengua natal, su predilección por el baile nacional, la sardana, su devoción hacia la Virgen de Montserrat y su legítimo orgullo por los logros conseguidos y los avances técnicos, médicos, arquitectónicos, industriales y mejoras conseguidas en infraestructuras y obras municipales. Es lógico y con ello no se perjudica a nadie ni se obstaculiza, en modo alguno, la relación de la comunidad catalana con el resto de autonomías del Estado español.

Hasta apenas hace unos años, las relaciones de los gobiernos con la autonomía catalana y, en consecuencia, con la Generalitat, si bien siempre han resultado más difíciles que con el resto de territorios españoles; se podría considerar que se desenvolvían con una cierta normalidad aunque, también hay que decirlo, siempre se han caracterizado por las continuas peticiones de más autonomía, mayores aportaciones de financiación y, cada vez que se les ha permitido, mayores trasferencias de las competencias que, tradicionalmente, habían pertenecido al Estado. Pero se produjo un fallo garrafal achacable al gobierno del señor Rodriguez Zapatero que, al no disponer de mayoría suficiente, decidió buscar el apoyo que necesitaba para conseguir gobernar. El entonces presidente del Gobierno cometió el error de anunciar ante el parlamento catalán que él aceptaría cualquier modelo de Estatuto que hubieran acordado las instituciones autonómicas. Y el Estatut fue como quisieron los nacionalistas.


No necesitaba el incipiente nacionalismo catalán, nada más para poner en marcha lo que, sin duda, ha sido la maquinaria para situar a Catalunya por encima de las otras regiones y conseguir arrancar, al gobierno de turno, una serie de concesiones que nunca hubieran soñado poder conseguir. Salió aprobado el Estatut y, a partir de entonces, se puede decir que la carrera para lograr la singularidad de Catalunya dentro del Estado español; el empecinamiento para situar las leyes catalanas por encima de las nacionales; las manipulaciones para convertir la enseñanza en un arma más de adoctrinamiento de los jóvenes catalanes y el idioma catalán en un medio de confrontación con el Gobierno; de modo que el castellano ha venido siendo ninguneado, proscrito y evitado (incumpliendo la Constitución) como medio de enseñanza vehicular para aquellos alumnos que lo han solicitado. Los incumplimientos de sentencias de los tribunales, de normas estatales y las aplicaciones de sanciones a aquellos comerciantes que rotulasen sus comercios en castellano, se han ido convirtiendo en habituales de modo que, en la práctica, el uso de los dos idiomas en las relaciones mercantiles o en los organismos dependientes de la Generalitat se ha convertido a algo imposible. En Catalunya la mitad o más de sus ciudadanos se expresan en castellano, los hay que utilizan ambos idiomas y otros que solo usan el catalán; no obstante, lo que se pretende por las autoridades, con la inmersión obligatoria en catalán, es que se acabe con todo ello y que el único idioma oficial que se use en la comunidad sea el catalán.

El pistoletazo de salida lo dio el propio Artur Mas cuando, en 2007, presidente de Convergència Democràtica de Catalunya y de CiU, que no había obtenido mayoría en las elecciones autonómicas de 2006 y tuvo que recurrir a un nuevo al pacto entre PSC, ERC e ICV-EUiA (que revalidaba así la fórmula del "tripartito"), inició un proceso de «refundación» del catalanismo bajo la denominación La Casa Gran del Catalanisme («Casa Grande del Catalanismo»), en el cual planteaba que Cataluña debía tener el «derecho a decidir». El error de Mas fue creerse que conseguiría un resultado que le diera mayoría absoluta o, al menos, una mayoría que pudiera compartir con el PSC. No fue así, al contrario, perdió 12 escaños y los beneficiados fueron los de la ERC del señor Junqueras. A partir de entonces don Artur se lanzó a una carrera a tumba abierta a base de despropósitos, de exigencias de un referéndum por “el derecho a decidir”, de ataques al Gobierno y de engaños a los ciudadanos catalanes, acusando al Estado de robar a Catalunya, de privarles de dineros que les pertenecían etc.

Con la fijación de la fecha del 9N del 2.014 acabó de cerrarse la salida, se enfrentó directamente al Gobierno y a la Constitución y, empujado por su socio de ERC, se lanzó al agua de los despropósitos sin salvavidas, jugándoselo todo a un bluf que lleva todos los números para provocar una verdadera calamidad para los catalanes. Una cosa sí ha conseguido el separatismo, hacer que muchos ciudadanos hayan dado más prioridad a sus sentimientos catalanistas que al razonamiento (el tradicional “seny” que se les atribuye), habiendo caído en las redes de la demagogia independentista, seguramente ignorantes de las consecuencias que ello comportaría para Catalunya y todos sus ciudadanos. El señor Mas, Junqueras y todos los que les acompañan, se callan malévolamente, lo que espera a una nación catalana fuera de la UE y siguen afirmando que, en Europa, se les ve con simpatía y van a conseguir su apoyo, confundiendo lo que algunos periódicos, como en Financial Times ( un periódico que siempre ha intentado perjudicar a España) o algún periodicucho americano, intentan hacer creer a sus lectores; con la postura unánime, sin fisuras y repetidamente expresada por todas las cancillerías europeas y el propio Parlamento de Bruselas, en el sentido de que en Europa no cabría una Catalunya independiente de España.

Insistimos una vez más: toda esta situación se podría haber minimizado si, el Gobierno de la nación, se hubiera adelantado, hubiera tomado medidas de las que establecen los artículos de la Constitución y hubiera impedido que, el sentimiento separatista, se extendiera, como reguero de pólvora, por sectores de catalanes que hace unos años hubieran sido incapaces de apoyar una causa semejante. ¡Cuidado con lo que nos queda por ver hasta el día 9 de noviembre y cuidado con lo que puede suceder en un país fuertemente mentalizado y engañado por sus dirigentes políticos! En todo caso, señores, se ha de hacer cumplir la normativa legal, mantener el Estado de Derecho e impedir que una región, por importante que sea y por amenazante que se presente, pueda alterar el normal discurrir de toda la nación española. O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, vemos preocupados el camino hacia un enfrentamiento del que, evidentemente, sólo puede salir un vencedor: la legalidad constitucional vigente en España.
Comentarios
new balance 574 25/sep/14    03:03 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La prueba de las banderas, ya innecesaria

J. LLano, Madrid

Nosotros estamos en lo cierto y ellos equivocados

G. Seisdedos, Valladolid

El nacionalcatolicismo, la póliza especializada

A. Alonso, Madrid

Democracia es mucho más que poner urnas

M. Palacios, Lleida

La tribu como autodefensa

V. Rodríguez, Zaragona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris