Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Ciencia

Etiquetas:   Dinosaurios   Arqueología   -   Sección:   Ciencia

Hallan restos de un depredador mayor que el Tyrannosaurus Rex y que sabía nadar

Spinosaurus aegyptiacus
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
viernes, 12 de septiembre de 2014, 09:56 h (CET)
Nuevos fósiles de un enorme depredador del Cretácico revelan que se adaptó a la vida en el agua hace unos 95 millones de años. Se trata de la evidencia más convincente hasta la fecha de un dinosaurio capaz de vivir y cazar en el medio acuático.

130914dinos

Los fósiles también indican que Spinosaurus aegyptiacus fue el mayor dinosaurio depredador conocido sobre la Tierra, unos 3 metros más grande que los Tyrannosaurus Rex. Estos resultados han sido publicados en la revista Science y National Geographic.

Un equipo de investigación internacional - que incluye a los paleontólogos Nizar Ibrahim y Paul Sereno de la Universidad de Chicago; Cristiano Dal Sasso Simone y Maganuco del Museo de Historia Natural de Milán; y Samir Zouhri de la Universidad Hassan II de Casablanca en Marruecos - encontró que Spinosaurus desarrolló una variedad de adaptaciones acuáticas hasta ahora desconocidas.

Los investigadores llegaron a sus conclusiones tras analizar nuevos fósiles descubiertos en el Sahara marroquí asi como un cráneo parcial de Spinosaurus y otros restos alojados en colecciones de museos de todo el mundo, así como los registros históricos e imágenes desde el primer descubrimiento de Spinosaurus reportado en Egipto hace más de 100 años. Según el autor principal, Ibrahim, trabajar en este animal era como estudiar un extraterrestre del espacio exterior, es diferente a cualquier otro dinosaurio que he visto."

Las adaptaciones acuáticas de Spinosaurus difieren significativamente de los miembros anteriores de la familia de espinosáuridos que vivieron en tierra, pero se sabe que comían pescado.

Entre estas adaptaciones se incluyen pequeños orificios nasales situados en el centro del cráneo, que le permitían respirar cuando parte de su cabeza estaba en el agua. Tabién aberturas neurovasculares en el extremo del hocico, que en los cocodrilos contienen receptores de presión que les permitan detectar el movimiento en el agua.

También presentaba dientes gigantes inclinados en la parte delantera del hocico. La forma cónica y la ubicación de los dientes era muy apropiada para la captura de peces. Un largo cuello y el tronco que desplazó el centro del dinosaurio de la masa hacia adelante. Esto hizo que caminar sobre dos piernas en la tierra casi imposible, pero facilitaba el movimiento en el agua.

Además, poseía extremidades anteriores poderosas con garras como cuchillas curvadas. Estas garras eran ideales para conectar o cortar presas resbaladizas. Tenía una pequeña pelvis y patas traseras cortas con muslos musculosos. Al igual que en las primeras ballenas, estas adaptaciones fueron para remar en el agua y se diferencian notablemente de otros dinosaurios depredadores que utilizan dos piernas para moverse en tierra.

DESTRUIDO EN LA II GUERRA MUNDIAL
Hace más de un siglo, el paleontólogo alemán Ernst Stromer Freiherr von Reichenbach descubrió evidencias de Spinosaurus en el Sahara egipcio. Lamentablemente, todos los fósiles de Stromer fueron destruidos durante el bombardeo aliado de abril de 1944 sobre Munich, Alemania. Ibrahim, sin embargo, fue capaz de localizar notas, bocetos y fotos de Stromer en los archivos y en el castillo de la familia Stromer en Baviera para complementar las publicaciones de Stromer.

Los nuevos fósiles de Spinosaurus fueron descubiertos en el Sahara marroquí a lo largo de los acantilados del desierto conocidos como los lechos Kem Kem. Esta zona fue una vez un sistema fluvial que se extiende desde el actual Marruecos a Egipto. En ese momento, una gran variedad de vida acuática pobló el sistema, incluidos los grandes tiburones, los celacantos, peces pulmonados, además de reptiles voladores gigantes y dinosaurios depredadores.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

La industria farmacéutica se compromete a hacer de España un lugar "atractivo" para invertir y hacer ciencia

De árboles madre a sus pequeñas hijas

Al igual que en humanos, las plantas favorecen el desarrollo inmunológico de sus hijas

El Senado pide un pacto por la ciencia

Y aumentar hasta el 3% del PIB la inversión en I+D+i para 2030

El primer centro temático dedicado al océano y buceo abrirá sus puertas en Fuenlabrada

Hay otros dos proyectos en la Comunidad de Madrid para los próximos años

Investigadores de la 'Selección Española de Ciencia' alertan: "Estamos criando huérfanos científicos"

Ponen a la ciencia como ejemplo de unidad y diálogo: "Esta selección española es una selección que suma, que nos hace trabajar en grupo, este es el mensaje"
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris