Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hipocresía y virtud

Antonio García-Palao
Redacción
viernes, 24 de noviembre de 2006, 01:42 h (CET)
Se es hipócrita cuando se finge ser bueno sin serlo. Se es hipócrita cuando se presume de virtud sin conocer siquiera su significado. La hipocresía es propia del cobarde que teme incluso defender su opción ante la vida.

El hipócrita distrae la atención que precisa el ejercicio de la ética, reclamando su autoridad para priorizar las necesidades ajenas. Alecciona al misericordioso sobre dónde debe ejercer su ministerio. Conduce al bondadoso en su extravío. Corrige al caritativo en su virtud teologal.

El hipócrita antepone las necesidades de un tercero cuando se va a socorrer al necesitado más cercano. Llama la atención sobre el hambre infantil si se denuncia el maltrato animal. Reclama atención sobre el indigente local cuando se responde a la llamada lejana y viceversa. Hacer caridad hoy es un derroche irresponsable ante necesidades futuras.

El hipócrita no es de fiar porque es incoherente. Su propia etimología lo define como de baja credibilidad. No es consistente aunque aúna envidia y celos, soberbia y mezquindad, egoísmo y vanidad.

El hipócrita siempre tiene disculpa para su insolidaridad. Ejerce su irresponsabilidad con fingida dignidad. Es diligente sólo con el esfuerzo y el ojo ajeno porque es maestro en pecados capitales. La pereza le viene de cuna y la avaricia le acompañará hasta el sepulcro. Eso sí, habrá de ser frecuentemente blanqueado.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris