Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Baloncesto

Etiquetas:   España   Francia   CAMPEONATO DEL MUNDO DE BALONCESTO   -   Sección:   Baloncesto

La guillotina de Francia cae sobre España

Sin final con Estados Unidos
Redacción Siglo XXI
@DiarioSigloXXI
miércoles, 10 de septiembre de 2014, 21:46 h (CET)
Ficha técnica
65 - Francia Huertel (13), Gelabale (9), Diaw (15), Batum (9) y Lauvergne (4)-quinteto inicial- Diot (4), Kahudi (-), Jackson (-), Fournier (4), Pietrus (2), Gobert (5) y Tillie (-).
52- España: Rubio (4), Rudy Fernández (6), Navarro (10), Pau Gasol (17) y Marc Gasol (3) -quinteto titular- Sergio Rodríguez (0), Calderón (5), Reyes (-), Claver (-), Llull (5), Ibaka (2) y Abrines (-).
Parciales: 15-15, 20-13, 7-15, 23-9.
Árbitros: Lamonica, Aylen y Latisevs.
Incidencias: Cuartos de final del campeonato del mundo de España, disputado en el Palacio de los Deportes (Madrid) ante 15.000 espectadores.

Los fantasmas de los cuartos de un gran campeonato del mundo volvieron a aparecer en contra de España. La Selección de Orenga cayó ante Francia y se despidió de todo camino hacia las medallas de un campeonato que se disputaba en casa, y donde se esperaba un duelo cara a cara con Estados Unidos. No pasará. España derrapó en el primer cruce serio hacia ese sueño. Francia alcanzó las semifinales a base de una excelente defensa y los desajustes en el tiro de los españoles. Su adversario por un puesto en la final será Serbia, que se impuso holgadamente a Brasil. 

España estaba en una encrucijada. España estaba en un ambiente desconocido hasta este momento en todo el campeonato del mundo. Al descanso, España estaba a remolque del cuadro de Francia (35-28). No era una situación crítica. Era subsanable. España atesoraba crédito y talento suficiente para voltear el marcador. El problema residía en si España conseguiría volver a ser España. Después de veinte minutos de juego, España estaba sin adentrarse en el encuentro. No le había cogido el pulso. 

Había unos cuantos ejemplos. España tardó tres minutos en anotar su primera canasta en juego; Francia empezó con un parcial de susto (8-0) y su defensa de fuerza y garra -lo contrario a la española- estaba sorprendiendo a los hombres altos de Orenga; Pau Gasol tardó casi catorce minutos en anotarse su primera canasta en juego; el aro de la canasta francesa había empequeñecido a tanta velocidad como grande se había hecho el defendido por los españoles; y los porcentajes lo resumían todo: 53 en tiros de 2 y un paupérrimo 9 por ciento en triples para España. Con estos números, España debía reencontrarse en el descanso. Regresar a escena con una nueva mentalidad. Porque no sólo estaban jugando con cinco hombres, sino con seis. El Palacio de los Deportes era una caldera deseando comerse a los franceses.

Era momento de sufrir, de atarse los machos, que diría un taurino. Y de saber, y eso que se tenía grabado a fuego, que era el momento de darlo todo en veinte minutos. No se podía defraudar a un país, una nación española que soñaba y ansiaba con un triunfo en el camino hacia enfrentarse a Estados Unidos. Era el momento de la verdad. Veinte minutos hacía la gloria o hacia la decepción. El futuro estaba en manos de España.

Sin final con Estados Unidos

Y España no enmendó el panorama del primer tiempo. España cayó en cuartos a manos de Francia. Ni siquiera el esperanzado arranque del tercer cuarto sirvió de aliciente. Porque esos primeros minutos fueron un espejismo. Fueron los mejores momentos, pero no tuvieron continuidad en cuanto Francia volvió a engancharse. España había volteado el marcador: 35-34. Y comenzaba otro encuentro. España empezaba a carburar: mejor en defensa y golpeando con dureza y contundencia en ataque. Y el público más involucrado que antes del descanso. Era el ambiente de viajar en volandas hasta semifinales. Donde esperaba Serbia, el ogro del Mundial de Turquía con Teodosic. Eso se pensó hasta que España volvió a resquebrajarse alcanzado el ecuador del tercer cuarto. La realidad era muy diferente. Era el día de Francia. 

Los fantasmas de los cuartos volvieron a aparecer en escena. Como en ese cruce con Serbia. Pero ésta vez con más dureza. España estaba en su Mundial. El Mundial de medirse con Estados Unidos en casa. Pero entre Diaw -en plan estrella ante las ausencias de Parker, Noah, Ajinça, De Colo…-; Heurtel, magistral en la dirección (con su triple a poco más de un minutos), y ese músculo sumado al escaso acierto de España en el tiro (45 en tiros de 2 y 9 en triples con un 2 de 22 intentos) y a las escasas alternativas tácticas a la defensa francesa hicieron posible lo que nadie antes había pensado: que España fuera apeada en cuartos. Lo vivido en la primera parte se reedito con contundencia en la segunda (parcial de 23-9 en el decisivo cuarto), a pesar del público y el esperanzador arranque tras el descanso. La guillotina de Francia cayó sobre España. 

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El Barça respira ahogando al Valencia

Los valencianos se presentaron a verlas venir

El Baskonia reafirma su mejoría y conquista Kaunas

El gran acierto desde el perímetro (17/29) permite a los vitorianos sumar su segunda victoria consecutiva en la Euroliga

El Madrid sale del bache ante un desacertado Unicaja

Los de Laso sentencian al descanso (40-27) la vuelta al triunfo en Europa tras tres derrotas

El Barça regala un +26 y sucumbe ante el Bamberg

Los blaugranas rozaron la perfección en el primer cuarto (12-38) pero vivieron su propia pesadilla

Valencia Basket pierde con el colista Milán tras dos prórrogas

Los de Vidorreta se enredan en el tramo final y suman tres derrotas consecutivas en Euroliga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris