Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Internacional   Paraguay   -   Sección:   Opinión

Oscar Tuma contra la Discriminación

Mientras otros sectores guardan silencio ante atropellos chauvinistas, el diputado Tuma se pronuncia contra la discriminación en el servicio exterior paraguayo
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
miércoles, 10 de septiembre de 2014, 08:45 h (CET)
Escribió Eduardo Galeano que el racismo se justifica, como el machismo, por la herencia genética: los pobres no están jodidos por culpa de la historia, sino por obra de la biología. En la sangre llevan su destino y, para peor, los cromosomas de la inferioridad suelen mezclarse con las malas semillas del crimen.

Cuenta la historia del Paraguay que una facción del Partido Liberal, identificada con la dictadura Nazi-Fascista instaurada en 1940 por José Félix Estigarribia había presentado una ley antisemita en el parlamento que buscaba impedir la inmigración judía al Paraguay debido al “ carácter trashumante” de esta raza. Corrían años difíciles, y algunos de los que en Paraguay se decían liberales imitaban los desfiles fascistas de Italia, cambiando solo el negro de las camisas por el azul.

En aquel tiempo, el Congreso se disolvió a sí mismo para complacer al líder, sus máximos intelectuales e ideólogos tildaron a la democracia de “cadáver” y hasta establecieron una ley de prensa que impedía a los paraguayos publicar noticias o libros sin autorización expresa del Ministro del Interior.

Aunque muchos consideran que esos tiempos en que la política, el nacionalismo y la biología se entremezclaron en una fórmula trágica pertenecen al pasado, en el Congreso de muchos países es frecuente escuchar todavía las manifestaciones más perversas y peligrosas de chauvinismo, ideologías totalitarias, xenófobas, racistas y sexistas.

Un indicio de ello lo constituye la intención de modificar a la ley del servicio diplomático y consular planteada en la Cámara Baja de Paraguay, por el diputado Ramón Romero Roa. Una de las modificaciones plantea que los embajadores sean paraguayos naturales y no naturalizados para ocupar sus cargos, acusando un fuerte tufillo a chauvinismo jingoísta.

Romero Roa es nada más y nada menos que presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, cercano al entorno del presidente Cartes, y recordado por haberse enriquecido súbitamente en tiempos en que ocupó un alto cargo en Itaipú.

El diputado Óscar Tuma alegó que con la modificación pretendida por Roa se discrimina a los paraguayos naturalizados, por lo que manifestó su oposición tajante a la misma.

Sobre el punto, Tuma indicó no apoyar el planteamiento, porque “sería desconocer el trabajo que vienen realizando embajadores naturalizados como Toyotoshi y otros”. Añadió: “también sería desconocer o intentar menoscabar todo lo que los compatriotas naturalizados realizaron y realizan por el país”.

Explicó que con la modificación además se “estaría violando la propia Constitución al crear una discriminación entre compatriotas, porque los naturales y naturalizados son paraguayos, donde ambos tienen los mismos derechos conforme la Constitución Nacional”.

Argumentó que en todo caso se debe de modificar la Carta Marga para ampliar el plazo para poder obtener la naturalización.

Algunos sectores reaccionarios del pensamiento mundial han advertido que el concepto de discriminación se va ampliando cada vez más, hasta el punto de que la prohibición de discriminar puede transformarse progresivamente en una limitación de la libertad de opinión y de la libertad religiosa. Desde la otra vereda, se ha respondido que muchos de aquellos que se autodenominan progresistas, consideran que es suficiente quedarse en la reforma de unos pocos aspectos sociales, como los matrimonios homosexuales o las medidas de discriminación positiva de la mujer, mientras que se deja intacta una realidad económica injusta o se asiste indiferente a intentos realmente peligrosos de cercenar derechos como por ejemplo discriminando entre naturales y naturalizados.

Dijo Martin Luther King que la humanidad no puede continuar trágicamente atada en la noche sin estrellas del racismo, aunque sea exactamente eso lo que pretenden ciertas facciones políticas reaccionarias en varias partes del mundo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

El nefasto cuento de la lechera del separatismo catalán

“Es lastimoso que seamos seducidos por nuestras propias bufonadas e invenciones” M.E de Montaigne

Sin retorno

a locura melancólica no tiene sentido; pero el reto del progreso no admite enajenaciones

Sardana catalana en el Club

Convocados Meritxel Batet, Francesc Carreras, Juan Carlos Girauta, Juan José López, Josep Piqué y Santiago Vila

Conductismo de Skinner

Skinner nació en 1904 y falleció en 1990. Fue un psicólogo, filósofo social, inventor y escritor estadounidense

Las familias requieren de un bienestar social

Hace falta más coraje para combatir intereses mezquinos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris