Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Espaldas mojadas

Ignasi Castells Cuixart (Barcelona)
Redacción
viernes, 24 de noviembre de 2006, 01:42 h (CET)
Desde que los norteamericanos popularizaron aquello de los “espaldas mojadas” para designar a los ilegales que entraban en su país cruzando el Río Bravo desde México, parece que todos hacemos campeonatos en esto de bautizar peyorativamente a los integrantes de los demás grupos humanos.

Aquí, por ejemplo, entre nosotros, hay individuos que, - haciendo gala de una falta total de sensibilidad y también – dicho sea de paso - de “creatividad” ,- hablan de los “indios” o de los “sudacas” para referirse a los latinoamericanos, de los “moracos” cuando hablan de los magrebíes, o de los “negratas” para hacer referencia a los subsaharianos. Cuando estas maniobras lingüisticas ya no les son suficientes para espantar sus propios miedos, y el pánico a perder su identidad ante tanto “extraño” se les antoja insufrible, echan mano del socorrido “espíritu de clan” en su versión más animalesca, más visceral, y convierten los asuntos de territorialidad, los temas del terruño, en su prioridad absoluta. Andan por la calle, con el rostro avinagrado, preguntándose seguramente que se le ha perdido aquí a esta gente “de fuera”, que encima hablan tan raro, y que invaden “sus aceras”, su espacio. También les ves mirando de reojo, desconfiados, al forastero con el que comparten espera para coger “su autobús”, no vaya a ser que se les cuele. “Primero vamos los de aquí de toda la vida”, deben pensar. Faltaría más. Por eso, si alguna vez, de noche, se topa con alguien levantando la pierna y bajándose la cremallera en una esquina, no se alarme, no es un exhibicionista. Sólo se está preparando para marcar el territorio. Pura zoología.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris