Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Oración por España

José Jurado Saldaña
Redacción
miércoles, 22 de noviembre de 2006, 22:58 h (CET)
Señor: Te pido por España, mi Patria.

La tierra que recibió en Zaragoza la visita en carne mortal de tu Santísima Madre, la Virgen del Pilar.

La que conserva el cuerpo de tu Apóstol Santiago.

Aquella cuyas excelencias cantó San Isidoro.

La que llenó de mártires el emperador Diocleciano.

La que Recaredo consagró a tu protección.

La que hizo frente al Islam por espacio de ocho siglos hasta ver la Cruz en las torres de la Alhambra.

La que derramó tu Luz por todo el Orbe y en cuyos dominios no se ponía el sol.

La que te ofrendó un Nuevo Mundo llevando su sangre, su lengua y su religión.

La que se opuso a que Europa fuera arrasada por los turcos y nos dió un Manco, gloria de las letras.

La que Menéndez Pelayo definió, con toda justicia, como “evangelizadora de la mitad del Orbe, martillo de herejes, luz de Trento y cuna de San Ignacio”.

La que te dio Santos de la talla de un Isidoro, una Teresa, un Juan de la Cruz, un Eulogio o un Francisco Javier, miles de sacerdotes y misioneros y una legión de mártires que supieron ofrendarte sus vidas antes de claudicar de su fe.

La misma España que ahora está moribunda por culpa de unos gobernantes que quieren desterrar la fe de nuestras almas, tu doctrina de la sociedad y tu presencia del ámbito público.

Te ruego por España, Señor.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris