Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Salud

Etiquetas:   Padres   Hijos   -   Sección:   Salud

Del padre autoritario al padre sumiso

Ni obediencia ni completa libertad
Aurora Sánchez
lunes, 8 de septiembre de 2014, 10:20 h (CET)
Puestos a tratar sobre uno de los temas que más perturba a la sociedad, como lo es la crisis. Podríamos indagar sobre otro estilo de crisis no menos importante y de la que son testigos muchos adultos etiquetados en la categoría de “padres”, la crisis del estilo educativo.

Remontándonos a otra época, donde los tutores legales de los jóvenes imponían reglas y directrices sin apenas diálogo, descatalogaban la opinión de los hijos, y los comportamientos no se consensuaban, sino que se imponían sin réplica; llegamos al siglo XXI, momento en el que se ha de presuponer que se ha avanzado en éste ámbito.

Los padres autoritarios, daban lugar al hijo obediente-sumiso. ¿Qué ocurre en la actualidad?

En muchas ocasiones, observamos casos dónde se evidencia la falta de autoridad. La permisividad que ofrecen los padres agarrándose a que “son otros tiempos”, o quizá para cubrir la carencia de libertad que tuvieron, contrarrestándola con una flexibilidad desmesurada o excesiva. Probablemente, muchos padres, lleguen a sentir cierto temor a la hora de establecer directrices, por miedo a la rebeldía o probable comportamiento agresivo del más jóven. Añadiendo así, la constante angustia del “querer hacerlo bien”.

Los niños, los podríamos considerar bajo el concepto que ya propuso John Locke, es decir, en sus inicios son “tábulas rasas”, siendo esto pizarras que deben ser escritas por medio de modelado (observando a otros) y acción (su propia experiencia). Deben ser ellos quien tracen su propia escritura y el estilo de hacerlo. Pero necesitan saber que existen márgenes, que tiza es la adecuada, dónde se debe escribir, y cuándo es el momento. ¿Qué intento decir?, que es necesario que aprenda por sí mismo, pero la asertividad y las reglas son necesarias, siempre y cuando se expongan con argumentos, para que entiendan que no es un “porque lo digo yo”, sino, “porque es lo acertado”.


Manteniendo en todo momento el patrón ACCIÓN-CONSECUENCIA para él mismo.

Si inculcamos la obediencia, difícilmente serán seres flexibles o independientes, con capacidad de tomar sus propias decisiones. Pues ya un día fueron acostumbrados a tenerlas dadas. Si inculcamos su completa libertad de hacer, es improbable que se conviertan en personas que atiendan a reglas, ni sociales ni legislativas, crearemos seres intolerantes y rebeldes por excelencia.

Ante todo, debe existir disciplina, la disciplina lleva al orden, y con orden hay progreso. Si esto existe, podremos hablar de “evolución” en el s.XXI.

Aunque para ser padres no existe escuela, la virtud está donde dijo Aristóteles, “en el término medio”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Quirónsalud Málaga, pionero en España en la creación de instrumental para las prótesis de hombro

A partir de un TAC se fabrica la pieza-guía a la medida anatómica del paciente

kNOW Alzheimer convoca la segunda edición de la Beca Proyectos Memorables

Dotada con 10.000 €

Los hábitos de vida saludables podrían reducir hasta un 40% los casos de Alzheimer

En España podrían existir unas 800.000 personas que padecen la enfermedad

Uno de cada cuatro españoles considera que no oye bien

Más del 80% de españoles consideran que no prestamos atención al cuidado de nuestros oídos

La Fundación del Cerebro presenta los resultados del Informe “Impacto Social de la Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias”

En España, existirían en torno a los 500.000-600.000 casos de demencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris