Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   -   Sección:   Opinión

El cabestrillo

José García Pérez
domingo, 7 de septiembre de 2014, 07:40 h (CET)
Se dice, y con toda la razón de este mundo por construir, que un buen columnista es aquel que escribe sobre temas que nada tienen que ver sobre su vida particular; y que por el contrario, un mal escribidor es el que da la tabarra un día sí y al otro también sobre todo lo que ocurre alrededor, mi caso sin duda alguna.

O sea, según las premisas anteriores, el perfecto comentarista es el que hace abstracción de la vida o muerte que le rodea porque nada de ello importa al público lector que, ocupado especialmente en la política, pasa del resto de temas. Si se piensa bien eso es, desde mi punto de vista, una simplicidad absoluta cuando se ha establecido, por aquello del contacto epistolar, una relación de amor/odio entre el emisor y el receptor.

Y eso es lo que me ocurre a mí hoy como consecuencia de la noticia de ayer que me dieron en el Hospital Carlos Haya de esta ciudad, Málaga, que todo lo acoge y todo lo silencia, que no es otra que mi esposa y compañera, conocida por “la pastora” tiene fracturada la cabeza del húmero del hombro izquierdo y le han tenido que colocar un cabestrillo durante un mes para tratar de inmovilizarlo y que se ponga en condiciones de llevar una vida medio normal.

Pero ocurre que esto es hablar sobre la Sanidad Pública pues sin cabestrillo, pero con el húmero hecho polvo ha llevado la pobre más de 10 días porque algunos médicos de La Antilla (Lepe) no han sabido leer o interpretar una radiografía que le hicieron en el Centro de Salud del pueblo de las fresas y de los chistes, vamos que para chascarrillos está uno cuando le hablan de las excelencias de nuestra Sanidad. En Málaga no comprenden los galenos cómo ha podido soportar el dolor mi “costilla”, pero yo que la conozco, y creo que bien, sé que está capacitada para ello pues me aguanta a mí desde hace más de medio siglo.

De manera que aquí nos tienen ustedes tras eso que llaman vacaciones dispuestos a ayudarnos el uno al otro más que nunca, pues acabo de convertirme en parte de sus manos y de las tareas domésticas. Esta mañana, sin ir más lejos, he llegado a comprender de forma perfecta lo que cuesta hacer dos camas, y lo que me colea.

Esto, digan lo que digan los expertos, es construir una columna sobre un tema real que creo sí importa a mis viciosos lectores y lectoras. Mañana será otro día.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Retos médicos

Ante el envejecimiento de la población parece que debe aumentar el número de médicos

Los pensamientos perfectos

Los campos de sangre y lágrimas proliferan por doquier parte del mundo

Dioses de la soberbia

Hay seres que se regocijan maltratando, torturando y que se estimulan con ello

Durán i Lleida transversal

Se nos jodió Cataluña

Habla, pueblo, habla

UCD adquirió “Habla, pueblo, habla” para su campaña de 1977
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris