Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cultura   Filosofía   -   Sección:   Opinión

Bentham y el radicalismo

Bentham habla de un contrato originario de la sociedad que es el reflejo de las necesidades e imperfecciones de los individuos que está integrados en sociedad
José Manuel López García
viernes, 5 de septiembre de 2014, 07:11 h (CET)
Este pensador inglés que ya a los cuatro años estudiaba gramática latina, y que murió en 1832 se caracterizó por pensar que lo útil es algo que equivale a felicidad. Dejó dispuesto que su cuerpo fuera momificado por el bien de la ciencia.

El utilitarismo o radicalismo filosófico que afirmó es la expresión de los dos aspectos que más ocuparon su interés: el placer y el dolor. Si bien a diferencia de su amigo Mill que sostenía la calidad o cualidad del placer como lo más esencial, en el caso de Bentham lo más relevante es la cantidad de placer.

Considero que en el desarrollo de la existencia lo más coherente es una combinación de calidad y cantidad, en lo relativo a las acciones y decisiones y formas de vida, aunque lo mejor y lo más valioso es más enriquecedor para la persona. Si bien como escribe Stuart Mill: «Es enteramente compatible con el principio de utilidad reconocer el hecho de que algunas clases de placer son más deseables y valiosas que otras».

En su libro titulado Fragmento sobre el gobierno de 1776 que tuvo un cierto éxito Bentham expone sus ideas acerca de una reforma democrática de la sociedad de su tiempo aunque desde una óptica liberal. La obra era una crítica publicada de forma anónima atacando al famoso jurista Sir William Blackstone (1723-1780) por defender el mito del acuerdo o contrato social. Es cierto que fue también un filántropo, ya que elaboró leyes en defensa de los niños, y contra la pobreza de la Inglaterra de su época. La identificación del bien con el placer, por parte de este filósofo inglés, es lo mismo que decir que el gobierno debe promover la felicidad de los ciudadanos, y evitar el dolor.

Bentham habla de un contrato originario de la sociedad que es el reflejo de las necesidades e imperfecciones de los individuos que está integrados en sociedad, precisamente, para asegurar su convivencia. y satisfacer sus necesidades. El estado es el garante del orden social que en un estado de naturaleza no es posible.


Entre las iniciativas de Bentham a lo largo de su vida está la de llevar a cabo una cárcel modelo que no llegó a plasmarse en la realidad. Para este pensador el elemento clave es el logro del bien común con la armonización de los intereses individuales. Indudablemente, los individuos deben ser conscientes de que si actúan buscando el bien general de todos, al mismo tiempo, están incrementando su propio bien particular.

Con lo que se muestra el valor de la solidaridad y el altruismo en la conducta de los ciudadanos. Y según Bentham los gobernantes o los políticos que ejercen el poder son controlados a través de la introducción del sufragio universal, y de la renovación anual del Parlamento. Porque son los mecanismos que impiden la tendencia a la corrupción y a los propios intereses sin medida ni respeto a las leyes y normas.

En este sentido la propuesta de elecciones anuales parlamentarias me parece altamente positiva. Porque de este modo el conjunto de los votantes puede reconducir la política de gobierno con más rapidez y efectividad, si la mayoría lo decide o lo considera necesario. De esta forma no hace falta esperar cuatro años que, actualmente, es un tiempo considerable en política.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris