Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Al tanto con México

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 21 de noviembre de 2006, 23:59 h (CET)
Hoy, a las cinco de la tarde, hora local de México DF, sin permiso de la autoridad, y si el tiempo no lo impide, tendrá lugar una “charlotada” de carácter histórico en la Plaza Mayor de esa capital. En ese momento, el-candidato-que-no-ganó las pasadas elecciones presidenciales del mes de julio, se proclamará a sí mismo ¡“Presidente legítimo”! del país. Eso, sucederá diez días antes de que Felipe Calderón Hinojosa sea nombrado por el Parlamento como Presidente constitucional, y a quien, naturalmente, el “legítimo” negará acatamiento.

Pasan muchas cosas por el mundo, pero como esta, no se encuentran antecedentes en las crónicas. Es difícil saber qué más cosas pueden sucederle al México “lindo y querido”, pero la estupefacción se ha apoderado de cuantos observadores siguen de cerca este, nunca mejor dicho, avatar (del sánscrito avatára: fase, cambio, vicisitud). Por pura coincidencia, una honda alteración climática se ha situado sobre el Valle de México provocando un inusual descenso de hasta nueve grados de la temperatura. “Sergio”, es el nombre con el que ha sido bautizada. No resulta difícil, en cambio, suponer que, como todo tiende a modernizarse, el “Dios de la lluvia”, Tlaloc, que “lloró sobre México” cuando los españoles conquistaron e incorporaron para la cultura de Occidente a la capital azteca Tenochtitlán, ahora se llame Sergio. El calendario azteca era más esotérico que el “juliano” que se implantó con la conquista: Vaya a saberse si el ciclo azteca se cierra, y la moderna democracia mexicana, tan duramente conquistada, entra en una nueva era donde la voluntad de una parte del pueblo, asumida por un candidato contrariado por el veredicto de las urnas, se implanta como nuevo sistema político, para “lectura de caminantes”, y enseñanza universal.

México, que se adelantó con su “revolución” en unos años a la Revolución de Octubre que encabezó Lenín y que acabó con los zares en plena Primera guerra mundial, y que supo salir de ella consiguiendo algo parecido a la cuadratura del círculo con un partido político de la “Revolución institucionalizada” que ha durado más de setenta años, bien pudiera deparar esa nueva sorpresa al mundo. “Los cinco soles” de la novela de Carlos Fuentes, pronto serán, tal vez, seis. Todo puede ocurrir en el país que, mezclando sangres indígenas y españolas, llegó a resplandecer culturalmente a pesar de estar “tan lejos de Dios, y tan cerca de los Estados Unidos”.

Con la cabeza sobre los hombros, resulta inconcebible la peregrina situación de dos presidentes, uno “legítimo”, y otro, “legal”. Que se sepa, las dos palabras provienen etimológicamente del latín “lex”, ley. Y ésta, es la que parecen haber hecho desaparecer de la circulación los seguidores de Andrés Manuel López Obrador – “López hablador”, “López Cobrador”, o el “Peje” como se le conoce-. Es un hombre nacido en Tabasco. Esta fue la primera tierra, hoy Estado, del Continente que pisó Hernán Cortes. De donde también era Doña Marina, una india de singular belleza y talento que fue la fiel compañera y madre de algún del español y que tantas tierras y razas le abrió con su facilidad para las distintas lenguas que se hablaban en el México precolombino. ¿Será casualidad que de ese mismo pueblo haya surgido el hombre por el que, de nuevo, el “Dios de la lluvia tendrá que llorar sobre México”?

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris