Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Momentos de reflexión   -   Sección:   Opinión

¿Dónde se origina la violencia?

La violencia cual nuestra propia sombra nos persigue constantemente sin poder deshacernos de ella
Octavi Pereña
lunes, 1 de septiembre de 2014, 07:35 h (CET)
Un jugador de fútbol podría quedarse paralítico a resultas de haber recibido un puntapié después de un partido en Calella. Una maestra de Leeds, Gran Bretaña, fue apuñalada hasta morir por uno de sus alumnos. Un rapero murió en una riña callejera en Sant Adrià del Besòs. Lo citado sólo es una degustación de violencia. Si se siguen las noticias descubriremos que también existe una violencia de alta intensidad. Con ello se nos plantea una pregunta: ¿Somos una sociedad violenta?

El profesor de Psicología y Criminología de la Universidad de Barcelona Santiago Redondo dice: “No existe una sociedad sin violencia, la humana es la que más ha evolucionado hacia la pacificación”. Mercè Mitjavila, profesora de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona asegura: “Nuestra especie está dotada de una capacidad innata para la respuesta agresiva, clave para garantizar la supervivencia”.

La profesora Mercè Mitjavila introduce el término agresividad que no es lo mismo que violencia. Para el Dr. Eduard Vita, director del servicio de psiquiatría y sicología del Hospital Clínic de Barcelona “la agresividad es una conducta de raíces sicológicas que actúa como mecanismo de autodefensa”. Para Mercè Mitjavila la violencia es otra cosa: Esto ya es más propio de la especie humana. La violencia no tiene justificación , ni función defensiva o adaptativa. La violencias suele ir acompañada de una intencionalidad para hacer mal o destruir”. Para el siquiatra Eduard Vitala violencia es una prolongación de las agresividad y para ejercerla (aquí se encuentra una de las principales diferencias entre un animal y un humano) suelen utilizarse armas que van más allá de las naturales como lo son “las extremidades, dientes y uñas”. Todos estos especialistas en el comportamiento humano tienen en común que la agresividad y la violencia humana son el resultado de las raíces psicológicas que el homo sapiens ha heredado de sus ancestros animales. El proceso evolutivo le ha colocado en la cúspide evolutiva sin dejar de ser un animal como las otras especies.

El ser humano es mucho más que el resultado de un proceso evolutivo que sigue activo y, por lo tanto con la posibilidad, como insinúa el profesor de Sicología y Criminología Santiago Redondo, “la humana es la especie que más ha evolucionado hacia la pacificación”. La supuesta evolución que nos ha llevado hasta este nivel de pacificación (¿) ¿Seguirá haciendo su trabajo de perfeccionamiento hasta llegar al hombre perfecto? Una ilusión que se deshace como un helado expuesto al sol.

El ser humano no es el resultado de un supuesto proceso evolutivo iniciado hace millones de años, sino una creación independiente hecha a imagen del Creador. Dios da a la criatura un mandamiento de obligado cumplimiento que debe obedecer para seguir teniendo comunión con él: “Del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás, porque el día que comas, ciertamente morirás” (Génesis 2:17). Y así fue. El resultado de la desobediencia fue la expulsión del jardín y la introducción del germen de la violencia en Adán y en su descendencia. Caín mató a Abel. En el tiempo de Noé “el Señor vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamiento del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). Certeramente el filósofo afro americano Alain Locke escribió: “Harlem es el precioso fruto del jardín del Edén” Alecksandr Solzenitzen que vivió en su propia carne las atrocidades de los gulags siberianos, escribe: “Los hombres se han olvidado de Dios, esto es la causa de todo lo que ha pasado…Si hoy se nos preguntase la causa de la ruinosa Revolución que se ha tragado a más de 60 millones de nuestro pueblo, no podría decirlo mejor que repetir: los hombres se han olvidado de Dios, esta es la causa de todo lo que ha ocurrido”. Con la clarividencia que le caracteriza, Solzenitzen escribe: “La línea entre el bien y el mal no pasa entre naciones y culturas, grupos y razas, sino por el centro de cada corazón humano”. Y,Jesús afirma: del corazón provienen los malos pensamientos” (Mateo 15:19), que se convierten en los actos violentos que son el menú de cada día”
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Desmantelando España

Más fácil es reprimir la primera codicia que satisfacer la próxima” Benjamín Franklin. Político y científico estadounidense

Prensa, TV y radios catalanas apoyan el 1ºO

Iglesias alienta la consulta y Sánchez juega a dos barajas

El momento de la tenebrosidad en escena

Andamos crecidos de falsedades. Nos desbordan

Canta y no llores

Tenemos aun latente un tremendo suceso al que no se le está dando la importancia que tiene, perdido entre tanto dolor e incomprensión

Cuando los filósofos caen en el separatismo

Algunas personas venderían su alma al diablo por un minuto de fama
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris