Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Mariano Rajoy José de No Larra

A mí eso de pasar de Carlos III a Franco, pues me sabe ma
Mario López
lunes, 1 de septiembre de 2014, 07:33 h (CET)
Un español. Como un negro, un blanco, un escarabajo patatero, lo es por adscripción nativa, no porque lo haya elegido. Pero ya que al nacer España se arroga el derecho de incluirle en su nómina, al menos, le debería de conceder la licencia de expresar qué España desea. Entiendo que este país se ha fundado en coyundas diversas e infanticidas entre reyes e impúberes. Pero, hombre de dios, que no se le niegue el plato al que se le ha usurpado la sartén. Y en esas estamos. Para entender medianamente en qué país vivimos hay que conocer nuestro siglo XIX, justo el siglo que todos los próceres que hemos padecido (incluso los más ilustrados, ponderados y regeneracionistas) han procurado esconder tras el velo de su ignorancia.

A mí eso de pasar de Carlos III a Franco, como el que badea la ribera del Duero por su tramo más angosto, sin al menos disfrutar de sus espiritosos encantos, pues me sabe mal. No es de rigor, de sentido común, es cosa chusca.


A las personas más honorables de este país se le hace como al siglo XIX: se le oculta (al personal, se entiende). Y es pena, porque, de no ser así, hoy podríamos todos los españoles irnos de veraneo a Lausana, servidos por camareros que no saben de jondo, al febril calor de nuestra incomparable industria. Pero, ¿quién se ha leído a Marx? Así no hay modo de imaginar un marxismo entreverado en cecina y pijotas.

España ni siquiera existe en nuestra historia ¿Cómo es posible, entonces, reivindicarla a fecha de hoy? Cuando hoy es más antaño que hogaño.

Lo único que reprocho a a Mariano José de Larra no es que se pegara un tiro en la sien derecha, sino que lo hiciera por un desplante amoroso sin considerar la oportunidad de darle un pistoletazo a la derecha misma, que no hubiera tenido los arrestos de decirle a María Cristina que Cea Bermúdez era un huevón. Pues lo voy a decir yo por él: Mariano Rajoy, haga lo que su tocayo, pero sin romanticismos.
Comentarios
blazer nike pas cher 23/sep/14    11:12 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Disyuntivas crueles

¡Nos asaltan a mansalva! ¿Encontraremos el seso suficiente para afrontarlas?

Los oráculos se cumplen. El independentismo enfrentado al Estado

“El nacionalismos es la extraña creencias de que un país es mejor que otro por virtud del hecho de que naciste ahí” G.B.Shaw.

La realidad de los profesores

Parece que los docentes tenemos mala fama, pero no está justificada

Nada dura para siempre

Evitemos el dolor. Podemos hacerlo

Sting y la táctica de Rajoy en Cataluña

La táctica de Rajoy en Cataluña es rock. Puro rock
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris